Kentia (Howea forsteriana)

La kentia es una de las palmeras más cultivadas en todo el mundo, tanto para decorar el interior como el exterior del hogar. Si bien tiene un ritmo de crecimiento lento, es una de esas plantas tan bonitas que a muchas personas les da igual tener que esperar años a conseguir que su ejemplar crezca tanto como cualquiera de los de la imagen.

Su mantenimiento no es muy difícil, pero sí que es cierto que es muy importante tener en cuenta varias cosas para que no surjan problemas; o en caso de que aparezcan, saber cómo solucionarlos lo antes posible.

Origen y características

La kentia, cuyo nombre científico es Howea forsteriana, es una palmera endémica de la Isla Lord Howe. Es unicaule, es decir, que tiene un solo tronco, el cual es cilíndrico, anillado de 10 a 15 metros de altura por unos 13cm de diámetro. La corona está compuesta por hojas pinnadas, planas, ascendentes, de color verde oscuro, y con una longitud de hasta 2 metros.

Las flores se agrupan en inflorescencias ramificadas largas, finas y pendientes. Los frutos son ovoides, primero marrones y luego rojos.

¿Cuáles son sus cuidados?

Si quieres tener un ejemplar, te recomendamos proporcionarle los siguientes cuidados:

Ubicación

  • Exterior: en semisombra.
  • Interior: en una habitación en la que entre mucha luz natural.

Tierra

  • Jardín: fértil, con buen drenaje.
  • Maceta: sustrato de cultivo universal mezclado con un 30% de perlita.

Riego

Frecuente en verano, moderado el resto del año. La frecuencia variará dependiendo del clima y de la ubicación, pero por lo general hay que regar la kentia unas 3 veces por semana en la época más calurosa, y una vez por semana el resto. En caso de tenerla dentro de casa los riegos deben ser algo más espaciados.

Usar agua de lluvia o sin demasiada cal. Si la que tenemos es muy, muy dura, lo ideal será llenar un cubo y dejarlo reposar una noche. Al día siguiente podremos utilizar la que esté en la mitad superior de dicho cubo, pues los metales pesados habrán quedado en las profundidades.

Abonado

Desde primavera hasta verano se debe abonar con un abono específico para palmeras siguiendo las indicaciones especificadas en el envase del producto. También es muy recomendable abonar de tanto en cuando con abonos orgánicos, sobretodo si está plantada en tierra. De esta manera, tendrá un mejor crecimiento y desarrollo.

Multiplicación

La kentia se multiplica únicamente por semillas en primavera. El paso a paso a seguir es el siguiente:

  1. Primero, se rellena una bolsa de plástico transparente con cierre hermético de sustrato de cultivo universal.
  2. Segundo, se humedece dicho sustrato, procurando que no sobre agua (en el caso de que esto ocurriese, se debería de quitar).
  3. Tercero, se echan las semillas dentro de la bolsa y se cubren con un poco más de sustrato -este previamente humedecido-.
  4. Cuarto y último, se coloca la bolsa cerca de una fuente de calor, donde pueda estar a unos 20-22 grados centígrados.

Así, manteniendo el sustrato siempre húmedo pero no encharcado, las semillas germinarán en 1 o 2 meses.

Plagas

Es bastante resistente, pero si las condiciones de cultivo no son las más adecuadas puede verse afectada por:

  • Araña roja: es un ácaro que se alimenta de las células de las hojas, sobretodo de las más tiernas. Se combate con acaricidas.
  • Cochinilla algodonosa: es un parásito que encontraremos también en las hojas, desde donde se alimenta. Pueden quitarse a mano, con un pincel humedecido en alcohol de farmacia o con un insecticida anti-cochinilla.
  • Paysandisia: es una mariposa cuyas larvas pueden destruir el interior del tronco de la palmera y las hojas en cuestión de días en época de calor. Se combaten con Clorpirifos e Imidacloprid. Aquí tienes más información.
  • Picudo rojo: es un gorgojo cuyas larvas excavan galerías en el tronco. Puede resultar fatal para la planta. Se combate con Clorpirifos e Imidacloprid; y se puede prevenir con remedios naturales.
  • Trips: son parásitos como tijeretas pero mucho más pequeños de color negro que se adhieren al envés de las hojas, donde dejan sus residuos (son como bolitas diminitas negras). Se pueden quitar a mano si son pocos o la palmera es pequeña, o bien con insecticidas anti-trips.

Enfermedades

Si se riega en exceso los hongos, como el Cylindrocladium o el Stigmina, pueden aparecer. Los síntomas son:

  • Polvo o moho gris, rosado o blanco
  • Pudrición del ápice (hoja más nueva)
  • Rápido enmarronamiento de las hojas

Se trata con fungicidas, pero si la base del tronco o el ápice están podridos ya no se podrá hacer nada. Por eso, es muy importante controlar los riegos.

Poda

No se debe podar, tan solo quitar las hojas que estén completamente secas a finales de invierno o a comienzos de otoño.

Rusticidad

Es una planta que soporta el frío y las heladas de hasta los -5ºC, pero vive mejor en aquellas zonas que son más cálidas.

Y tú, ¿tienes alguna kentia?

¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Categorías

Palmeras

Investigadora de las plantas y de su mundo, actualmente soy coordinadora de este querido blog, en el cual llevo colaborando varios años. Me encanta trabajar con la tierra y observar el comportamiento de cada uno de los seres vegetales, pues todos tienen características que los hacen únicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.