Paysandisia (Paysandisia archon)

En los últimos tiempos las palmeras se han convertido en las principales víctimas de insectos muy peligrosos: uno es el Rhinchophorus ferrugineus, más conocido como picudo rojo, y el otro es la Paysandisia archon, que es del que te vamos a hablar en este artículo. Y es que, aunque a ambos hay que mantenerlos lejos de nuestras plantas, este último ataca también a los ejemplares jóvenes que ni siquiera han formado tronco todavía; de ahí que su prevención sea aún más importante si cabe.

Conocer sus características y su ciclo biológico nos será de mucha utilidad para que el tratamiento (sea preventivo o curativo) sea realmente eficaz. Así que vamos allá.

Origen y ciclo biológico

La Paysandisia archon, conocida simplemente como paysandisia, es una polilla originaria de Paysandú, que es una localidad de Uruguay. Pasa por distintas fases, desde huevo hasta una polilla con aspecto de mariposa:

  • Huevos: son de color rosa pálido y miden unos 5mm. Son similares a los granos de arroz.
  • Larvas: nada más salir del huevo son anaranjandas, pero a medida que crecen se vuelven de color blanco-cremoso de unos 6cm de largo.
  • Pupas: son de color marrón rojizo y están protegidas por un capullo sedoso hecho con fibras de la propia planta y excrementos.
  • Adultos: miden hasta 10cm. Tienen dos pares de alas: las anteriores son castaño-oliva con rayas transversales más claras, y las posteriores anaranjadas con dos bandas negras. La hembra pone sus huevos -a veces hasta 300- en las axilas de las hojas en cuanto la temperatura es cálida (20ºC o superior).

¿De qué se alimentan las larvas?

Las larvas, nada más nacer, excavan galerías en el tronco, alimentándose de él. Al hacerlo, lo que ocurre es que destruye el sistema vascular de la planta; de ahí que sea tan difícil recuperarla una vez que se ha infectado. Pero como vamos a ver más abajo, hay muchas cosas que podemos hacer para no perderla.

¿Cuáles son los síntomas y daños que provoca?

Imagen – iwcpgardeninggroup.blogspot.com

Identificar esta plaga no es difícil, pues provoca unos daños característicos, que son:

  • Hojas con agujeros que, al abrirse, forman un abanico
  • Fibras que sobresalen del estípite (tronco de la palmera)
  • Agujeros en el estípite
  • Pérdida de vigor
  • Amarilleo rápido de las hojas
  • Detención del crecimiento
  • Infecciones secundarias
  • Envejecimiento prematuro
  • La hoja central, la que hace de guía, se desvía
  • Producción de flores y frutos (esto puede sonar un poco raro, pero hay que tener presente que las plantas, cuando están a punto de morir, producen flores con la intención de que estas sean polinizadas. Así, se aseguran de que una nueva generación pueden ocupar su lugar)
  • Y finalmente, muerte de la palmera

Hay que tener muy presente que todos estos síntomas pueden aparecer en un periodo corto de tiempo. Yo misma te puedo decir que vi morir una palmera de un jardín privado en unos 4-5 meses.

¿Cuáles son las palmeras más afectadas?

Todas las palmeras, de todas las especies, pueden acabar siendo víctimas de la paysandisia. Es verdad que afecta con más frecuencia a las Phoenix (tanto P. canariensis como P. dactylifera) y a los Chamaerops, pero eso es porque son de las especies que más abundan en nuestras ciudades y pueblos. En cuanto empiecen a escasear, veremos que irán a por las Washingtonia, Dypsis, Roystonea,… y en definitiva, a por todas las demás.

¿Cómo se trata y/o previene?

Una vez que se han detectado los síntomas, o si lo que se quiere es prevenir, lo que se ha de hacer es tratar la palmera un mes con clorpirifos y al mes siguiente con imidacloprid, desde principios de primavera hasta otoño, siguiendo las recomendaciones indicadas en el envase de los productos.

Remedios preventivos

Imagen – Elnortedecastilla.es

La paysandisia es una plaga potencialmente peligrosa. Si queremos evitar que nuestras palmeras tengan problemas, es muy importante tener en cuenta lo siguiente:

  • No podar en verano: existe la mala costumbre de podar estas plantas en verano, que es cuando más están creciendo y cuando las plagas están más activas. Al hacerlo durante esa estación, lo único que se consigue es ponerlas más en riesgo. Por eso, hay que podar a principios de primavera o en otoño.
  • Podar demasiado y/o mal: tan malo como podar cuando no se debe es hacerlo mal. Y es que tan solo hay que cortar las hojas secas, nunca las verdes. Además, los cortes han de ser limpios, sin desgarros.
  • Dirigir el agua al ojo de la palmera: esto solo se puede hacer en verano. Dirigiendo el agua del riego al ojo, lo que se pretende conseguir es ahogar las larvas. No es 100% eficaz, ya que alguna que otra larva puede quedar, pero se controla.
  • Aplicar nemátodos: de la especie Steinernema carpocapsae. Se han de mezclar en 10 litros de agua, e ir aplicándolos cada mes y medio aproximadamente (en el envase lo vendrá indicado).

Y con esto terminamos. Esperemos que te haya sido de utilidad. 🙂

¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.