Planta insulina (Chamaecostus cuspidatus y Cissus verticillata)

Planta de insulina

Imagen – Wikimedia/Navaneeth Krishnan S

Hay muchas plantas que pueden sernos de mucha ayuda para tener una mejor salud o para, simplemente, poder tener una calidad de vida buena. Dos de ellas son las que se conocen como planta insulina, y son muy interesantes.

Además, no son muy difíciles de cuidar puesto que tiene el tamaño perfecto para cultivarse en maceta. ¿Las conocemos?

Origen y características de las plantas de insulina

Como hay dos plantas que se conocen como insulinas vegetales, las dos son muy distintas, por lo que vamos a tratarlas un poco por separado para que sepas bien cómo es una y cómo es la otra:

Chamaecostus cuspidatus

La planta de insulina es medicinal

Imagen – Wikimedia/C T Johansson

Se trata de una planta carnosa originaria del este de Brasil cuyo nombre científico es Chamaecostus cuspidatus, aunque se conoce más como planta de insulina, Fiery Costus o Spiral Flag. Es originaria del este de Brasil. Crece hasta alcanzar una altura de 70 centímetros, y sus hojas están dispuestas en espiral. Estas son simples, enteras, de color verde. Las flores son naranjas y miden unos 2 centímetros.

Cissus verticillata

Vista del Cisssus verticillata

Imagen – Wikimedia/João Medeiros

Es una trepadora perennifolia originaria desde Florida hasta Bolivia, Paraguay y de las Antillas. Puede crecer hasta alcanzar una altura de 6-10 metros gracias a que desarrolla zarcillos. Los tallos son flexibles, y de ellos brotan hojas oblongas a aovadas, o con forma de corazón. Las flores se agrupan en inflorescencias ramificadas y cimosas, de color amarillo-verdoso, blancuzco o púrpura. Las bayas son subglobosas u obovoides, y negras.

Como habrás podido intuir, sus propiedades medicinales son muy buenas para aquellas personas cuyos cuerpos no producen insulina. Y es que solo hay que coger algunas hojas y ponerlas en infusión después de consultar con un médico. Pero, ¿cómo tener estas plantas sanas?

¿Cuáles son sus cuidados?

Si te animas a hacerte con un ejemplar de planta insulina, te recomendamos proporcionarle los siguientes cuidados:

Clima

Antes de adquirir una planta o semillas, es importante que sepamos de antemano si puede vivir bien (y no sobrevivir) en nuestro clima. Esto es básico, pero lo cierto es que… ¿quién no ha comprado alguna simplemente porque era bonita?

Yo reconozco que no una, sino unas cuantas veces. No siempre ha habido suerte; de hecho, la mayoría de esas adquisiciones no estudiadas acabaron muriendo al llegar el invierno. Así que si no quieres perder dinero, tienes que saber que la planta de insulina es tropical, de selva y bosque cálido, por lo que es muy, muy sensible al frío.

Ubicación

Planta de insulina

Imagen – Wikimedia/Krzysztof Ziarnek, Kenraiz

  • Exterior: lo ideal es tenerla siempre que se pueda fuera de casa, en un rincón protegido del sol directo.
  • Interior: ha de estar en una habitación luminosa, lejos de las corrientes de aire, y con una alta humedad ambiental (si el ambiente de tu casa es muy seco, puedes comprar un humidificador o ponerle cerca recipientes con agua).

Tierra

  • Maceta: sustrato de cultivo universal mezclado con un 30% de perlita. Incluso es muy interesante añadir una primera capa de arlita, greda volcánica o similares (puede ser gravilla fina de obra, de 1-3mm de grosor).
  • Jardín: la tierra ha de ser fértil, con buen drenaje. Además es importante que sea suelta, es decir, que no tenga tendencia a compactarse, en caso de que no lo sea, haz un agujero de unos 50 x 50cm y rellénalo con el sustrato mencionado antes.

Riego

El riego ha de ser frecuente. Por lo general se han de regar 3-4 veces por semana en verano y algo menos el resto del año.

Pero eso sí, hay que evitar el encharcamiento, motivo por el que, si se quiere tener en maceta, se ha de elegir una que tenga agujeros de drenaje; y si se va a cultivar en el jardín, la tierra ha de ser capaz de absorber y filtrar el agua lo más rápido posible.

Abonado

Desde comienzos de primavera hasta finales del verano con abonos ecológicos una vez al mes.

Multiplicación

Las plantas insulina se multiplican por semillas y esquejes en primavera. Sepamos cómo:

Semillas

  1. Primero se rellena el semillero con tierra específica (en venta aquí.
  2. Luego, se riega a consciencia.
  3. Después, se ponen 2-3 semillas en cada alvéolo/semillero, enterrándolas un poquito, lo suficiente para que no queden expuestas.
  4. Por último, se coloca el semillero en el exterior, en semisombra.

Si todo va bien, germinarán en unos 10 días.

Esquejes

Es la manera más fácil y rápida de conseguir nuevos ejemplares. Solo has de cortar un tallo, impregnar la base con enraizantes caseros, y después plantarlo en una maceta con vermiculita previamente humedecida con agua.

Al cabo de unos 15 días emitirá sus raíces.

Poda

No la necesitan. Pero sí que puedes quitarles las hojas secas y las flores marchitas cada vez que sea necesario, así como aquellos tallos que estén creciendo demasiado a finales de invierno o comienzos de primavera.

Rusticidad

No resisten el frío ni las heladas. Si la temperatura baja de los 10ºC se deben de proteger en un invernadero con calefacción o dentro de casa.

¿Qué usos se le da a la planta de insulina?

El fruto del Cissus verticillata es negro

Imagen – Wikimedia/Forest & Kim Starr

Se usam para varias cosas:

Como planta ornamental

Y es que son muy decorativas. Tanto si es época de floración como si en estos momentos solo tienen hojas, son muy elegantes, ideales para cultivar en rincones del jardín protegidos, en balcones sombreados, en terrazas o patios pequeños…

Se adaptan estupendamente bien a vivir en macetas, por lo que no tendrás que preocuparte por el espacio que tengas disponible 😉 .

Como planta medicinal. Propiedades medicinales de la planta insulina

  • Chamaecostus cuspidatus: de esta planta se dice que puede ayudar a producir insulina.
  • Cissus verticillata: ídem, pero además se usa para:
    • Savia de los tallos: como remedio antihemorroidal y antirrreumático.
    • Tallos y hojas en decocción: antigripal y sudoríficos.
    • Jugo de hojas mezclado con aceite de almendras: puede aliviar el dolor muscular.
    • Flores en decocción: antisépticas, desinfectantes y cicatrizantes.
    • Bayas: son un laxante suave.
    • Raíces: se usan para elaborar una bebida conocida como pru oriental.

¿Qué te ha parecido la planta de insulina? ¿La conocías?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

10 comentarios, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   Marisol dijo

    Dónde la consigo?

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Hola Marisol.

      Te recomendamos consultar con un vivero de tu zona o en ebay.

      Saludos!

  2.   Mauricio Estevez dijo

    Excelente información, pero como se prepara para el consumo, como se debe consumir y cuantas veces a la semana o al mes.

    Gracias, saludos

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Hola Mauricio.

      Esas dudas recomendamos consultarlas en un herbolario mejor. Nosotros solo nos dedicamos a informar sobre el cultivo y cuidados de las plantas.

      Saludos!

  3.   Fina dijo

    Donde se puede comprar en españa, la necesito para bajar el azucar

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Hola Fina.

      Te recomendamos consultar con tu médico antes de hacer nada. Más vale prevenir.

      Saludos.

  4.   Juan guerrero dijo

    Me parece una planta muy buena para los diabéticos yo la utilize un buen tiempo

  5.   German dijo

    Muy bueno los escritos nos ayuda mucho a la no dependencia de los fármacos o químicos

  6.   Marisol dijo

    Muy buena información. Gracias.

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Gracias a ti, Marisol.