¿Por qué el romero se pone amarillo?

El romero es una planta que resiste la sequía

Imagen – Wikimedia/Frank Vincentz

El romero, cuyo nombre científico es Rosmarinus officinalis, es una planta aromática muy cultivada en las regiones donde el clima es suave, y cálido en verano. Soporta de maravilla la sequía desde el segundo año que está plantado en el suelo; y aunque se cultive en maceta, tampoco nos obligará a estar muy pendientes del riego. Por consiguiente, podemos decir que es fácil de cuidar, pues es bastante agradecida.

Sin embargo, como todo ser vivo, a veces puede tener problemas. Si el riego, la tierra y/o la ubicación no son los adecuados, podríamos perderlo. Entonces, será buen momento para preguntarse por qué el romero se pone amarillo, y qué tenemos que hacer para conseguir que vuelva a estar sano.

No está acostumbrado al sol

El romero es un arbusto mediterráneo

Vamos a empezar por la causa más rara, puesto que lo normal es que en los viveros se tenga el romero en una exposición soleada. Pero, si has comprado un ejemplar que estaba en sombra, y nada más llegar a tu hogar lo expones directamente al astro rey, sin aclimatación previa, las hojas sufrirán quemaduras que podrás ver ya al día siguiente.

Como digo, es un poco difícil encontrar centros y tiendas de jardinería que cultiven plantas aromáticas en sombra, pero no imposible, puesto a veces se tienen dentro de los invernaderos y no fuera, sobre todo cuando el clima es templado-frío. Así que si tu romero ha estado en sombra, deberás de acostumbrarlo poco a poco. Ponlo una hora al sol cada día, y ve aumentando progresivamente el tiempo de exposición. Evita tenerlo así durante las horas centrales del día.

La tierra es muy compacta y tiene mal drenaje

Continuamos con uno de los principales motivos por los que las hojas del romero amarillean: la tierra. Para saber cuál es la más idónea, tenemos que averiguar en qué tipo de tierra crece en la naturaleza, o bien leerlo en algún sitio, como aquí mismo. El romero es una planta mediterránea, y en esa región el suelo predominante es el arcilloso, más o menos fértil dependiendo de si se trata de un bosque o bien de un campo abierto en el que apenas hay plantas.

Además, es una planta que, para que pueda crecer en condiciones necesita que la tierra no se encharque. Es decir, si cae una lluvia torrencial lo aguantará, pues en su lugar de origen las tormentas de final del verano vienen acompañadas de este tipo de lluvias, pero solo si el suelo, o el sustrato si está en maceta, es capaz de absorber rápido el agua. Por este motivo, NO se ha de plantar en tierras compactas, ni en sustratos de mala calidad. De hecho, lo ideal sería mezclar la tierra del jardín con perlita (en venta aquí) si no drena bien, o en caso de tenerlo en maceta, llenarla con turba o sustrato universal (en venta aquí) mezclado con perlita o arena de cuarzo al 50%. Si la que tiene no es adecuada, no dudes en extraerlo de donde esté y mejorarla.

Nota: si lo quieres cultivar en un recipiente, escoge aquellos que tengan agujeros en la base. El agua que sobre al regar debe de poder salir, evitando así que las raíces se pudran.

Tiene exceso o falta de riego

El romero es una planta que quiere sol

La planta del romero resiste estupendamente la sequía, pero solo si lleva plantado en suelo como mínimo un año. En maceta el riego no se debe de suspender nunca, pues se correría el riesgo de que se secara totalmente. Pero es necesario que tengas presente que tan malo es regar mucho como regar poco, y que sin duda es más fácil recuperar una planta que está pasando sed, que otra que ya tiene las raíces ahogadas.

Teniendo esto en cuenta, tanto si le falta como si le sobra agua, sus hojas amarillearán. De ocurrir, lo que tienes que hacer es comprobar la humedad de la tierra, y no solo la superficie, sino también más adentro. Para ello, puedes introducir un palo de madera, de esos finos (como los que se usan en los restaurantes chinos por ejemplo): si ves que sale con mucha tierra adherida, significará que está muy, muy húmeda; pero si por el contrario ves que la tierra está seca, puede que muy suelta, o que se ha vuelto tan compacta que no es capaz de absorber el agua, entonces tu romero puede ser que necesite un riego urgente.

¿Qué hacer? Bien, veamoslo:

  • Exceso de riego: si está en el suelo, lo único que podemos hacer es suspender los riegos un tiempo y tratarlo con fungicida. Si se extrajera, se debilitaría aún más.
    En el caso de que esté en maceta, como el cepellón es más pequeño, se puede sacar del recipiente y envolver con papel absorbente el pan de tierra. Lo dejaremos así un día, a resguardo del sol, y al día siguiente lo plantaremos en una maceta nueva con sustrato nuevo.
  • Falta de riego: si está en el suelo, haremos un alcorque y regaremos bien, hasta que la tierra esté húmeda. Pero si está en maceta, tendremos que ponerle un plato debajo o meterla en un cubo con agua (sin que el romero quede sumergido) durante unos 20 minutos.

Para evitar que vuelva a suceder, te recomendamos regarlo cada 3 o 4 días durante el verano, y una o dos veces a la semana el resto de estaciones.

Esperamos que te haya servido 🙂 .


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.