Rosa de Castilla (Rosa gallica)

La Rosa gallica es un arbusto precioso

Todas las rosas tienen algo especial. Son elegantes, alegres, y muy bonitas. Pero hay una que, además, es simple: la Rosa de Castilla. No tiene una doble corona de pétalos como sí la suelen poseer las variedades modernas, pero eso no significa que sea fea, más bien todo lo contrario. Esta es una planta que te dará grandes satisfacciones, ya que, al igual que todos los rosales, es muy, muy fácil de cuidar.

Por ello, vamos a dedicar este artículo a contarte todas las características, cuidados y usos de la rosa de Castilla.

Origen y características

La Rosa de Castilla se puede cultivar en jardines

Nuestra protagonista es una planta conocida como Rosa de Castilla, Rosal castellano, Rosas francesas o Rosa roja cuyo nombre científico es Rosa gallica. Es originaria de Europa, Asia y norte de África, que es donde se encuentra con más frecuencia. Se trata de un arbusto que alcanza una altura de hasta 1 metro, muy ramificado. Las ramas son rectas y están provistas de grandes aguijones.

Florece a finales de primavera o a comienzos del verano. Las flores pueden ser solitarias o aparecer en grupos, y son grandes de hasta 9cm de diámetro, de color rosa o rojo-púrpura. Esta planta requiere de algunas condiciones especiales y si no se cumplen es poco probable que puedan desarrollarse bien. Se trata de una planta bastante satisfactoria de cuidar dado que puede embellecer bastante nuestro jardín. Además, cuenta con numerosas propiedades medicinales.

Los tallos se encuentran armados con espinas curvas bastante fuertes y rígidas. Sus flores son de color rosa claro tirando a rojo claro.

Cultivo de la rosa de Castilla

La Rosa gallica florece en primavera

Para poder cultivar la rosa de Castilla debemos atender numerosos requerimientos que necesita esta planta para poder desarrollarse en buenas condiciones. Vamos a ir analizando poco a poco cuáles son sus requerimientos. Lo primero de todo es la ubicación. La ubicación que vayamos a darle en el jardín a esta planta es fundamental para que se pueda desarrollar bien. Necesita de una ubicación al exterior y en un lugar donde pueda estar a pleno sol. Esta planta requiere de bastante luz solar para poder crecer.

A menudo la semilla de esta planta puede tardar varios años en germinar. Esto es debido a que necesita un periodo de clima cálido después de un periodo de clima frío para poder madurar el embrión y reducir las capas de la semilla. Una posible forma de poder reducir este periodo es escarificar la semilla y nuevo colocarla durante varias semanas en turba húmeda a una temperatura que ronde entre los 27 y 32 grados centígrados. Posteriormente, debemos tenerla a una temperatura de tan sólo 3 grados durante los siguientes 4 meses para que pueda germinar antes. La semilla que se ha sembrado puede germinar en primavera.

Ahora continuamos con la tierra. Si queremos tener la rosa de Castilla en maceta necesitaremos un sustrato de cultivo universal mezclado con un 30% de perlita. Por otro lado, en el jardín no es muy exigente con el tipo de suelo, siempre y cuando éste tenga un buen drenaje. El drenaje lo necesita el suelo para evitar el agua de tratamiento por riego o lluvias. Podemos cultivar esta planta en suelos nivelados, colinas y terrazas que tengan siempre un grado medio a alto.

El momento de la floración debe estar por una temperatura que ronde entre los 25 y 30 grados y la humedad relativa por encima del 60%. Si continuamente el ambiente se encuentra con la humedad relativa por encima de esta cifra y la temperatura de forma moderada entre los 15 y 20 grados, la planta ofrecerá un rendimiento floral mayor.

En cuanto al riego, es suficiente con regarla 3 a 4 veces por semana durante la época de verano y cada 4-5 días del resto del año. Es conveniente aportar un abonado desde comienza la primavera hasta el verano. El abono debe ser específico para rosales y siempre que seguir las indicaciones especificadas en el envase. Este aporte de nutrientes le ayudará a poder aumentar la floración.

Usos y mantenimiento de la rosa de Castilla

La rosa de Castilla es una planta de flor

Una vez ya tenemos plantado nuestro rosal debemos tener en cuenta algunos aspectos. Dado que hay poco margen entre cultivos de plantaciones de rosas, la etapa temprana del desarrollo de nuevas plantaciones se puede tomar como una ocasión de intercalar cultivos adecuados como lo son las legumbres y hortalizas para poder aumentar la fertilidad del suelo. Dado que esta planta después de dos años desarrollándose el suficiente que no deja espacio para el cultivo intercalado. Esto es debido a que la rosa de Castilla es una planta que prefiere la luz solar y un área limpia y ordenada.

Una de las tareas que hay que realizar para llevar a cabo el mantenimiento de esta planta es la poda. Es interesante quitar las ramas secas, enfermas o débiles y las flores marchitas. Esta planta requiere de un periodo inactivo o de descanso antes de la floración. Si nos encontramos en una región de clima subtropical, esta planta hay que podarla esencialmente para poder introducir esta latencia artificial necesaria antes de la floración.

Otros propósitos que tiene la poda es la de poder entrenar a la planta de forma deseada para mantener el tamaño que queremos y eliminar las partes enfermas y los brotes terminales de la planta. De esta forma, conseguimos cambiar el hábito de crecimiento de la rosa de Castilla. La rusticidad esta planta nos permite tener temperaturas de hasta -7 grados de forma puntual durante las heladas el invierno sin que la planta se llegue a morir.

Durante el segundo año de desarrollo, las plantas deben podarse varias veces al año. Una vez llegue a una altura de 50cm, es recomendable esperar unos cuantos meses hasta que alcance los 75cm para volver a podar. La poda adicional se debe realizar tan sólo una vez al año y cuando la planta alcance una altura cercana al metro.

En cuanto a los usos, la Rosa de Castilla, además de usarse como planta ornamental, se utiliza para limpiar el cutis. Para ello se hierven 150 gramos de pétalos en 1l de agua, y se pone a hervir. Luego se deja enfriar cinco minutos, se filtra, y se guarda en un frasco limpio y hermético.

Los pétalos también se usan como saborizante en pastelería, e incluso para elaborar vinagre.

Espero que con esta información puedan conocer más acerca de la rosa de Castilla.


3 comentarios, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   Gabriela dijo

    Hola, tengo dos rosas de castilla que compre a principios de este año, una venia con unas rosas y botones, cuando termino de florear, no volvio a tener ni una y la otra, no traìa flores y tampoco las ha tenido, pero èsta tiene una rama muy, muy larga pero ni un solo bot on a la vista ninguna de las dos,…es normal? o estoy haciendo algo mal? un dia las pode y ahora se que con muchos errores,..tendran flores algùn dia?…gracias..

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Hola Gabriela.
      Esa rama que está muy larga te recomendaría recortarla todo lo necesario hasta que la planta se vea más bien compacta.
      Cada vez que un rosal florece y las flores se marchitan, hay que podar esa rama. Tienes más información aquí.
      Un saludo.

  2.   Gabriela dijo

    gracias Monica Sanchez..