Zelkova japonesa (Zelkova serrata)

arboles llamados Zelkova serrata en otono

El árbol de Zelkova serrata muestra muchas características favorables a la hora de ser plantado, porque su crecimiento es muy bueno y es poco propenso a padecer ningún tipo de enfermedades.

Este se adapta a cualquier suelo y condiciones climáticas sin ningún problema, por lo que es una buena opción si buscas un árbol de origen japonés que te proporcione la sombra justa y necesaria para resguardarte de los grandes calores y el sol. En este artículo te mostraremos origen, características y por qué es beneficioso tener un Zelkova Serrata.

¿Qué es el árbol Zelkova serrata?

rama Zelkova serrata

Este es un árbol de origen japonés, perteneciente a una familia que incluye seis especies diferentes de árboles caducifolios. Todos estos árboles tienen su distribución natural entre Siberia, China, Asia Menor y Japón.

El desembarco de estas especies en tierras europeas significó la proliferación en diferentes zonas de dos tipos de Zelkovas en particular. El Zelkova carpinifolia, que encuentra su mayor número de exponentes en las orillas del Mar Caspio, al norte de Irán, y el Zelkova serrata, originario de todo el Japón.

Entre las características del Zelkova serrata figura el hecho de que es una especie muy poco problemática a la hora de la formación como bonsái, siendo un trasplante al año su único requerimiento.

En la actualidad, este género de árboles se encuentra en mayor medida América del Norte y Europa. Tiene un notorio parecido al Olmo, que se presenta como un pariente directo y es un ejemplar que se utiliza especialmente de manera ornamental, ofreciendo una sombra muy prominente producto de la gran amplitud de sus copas.

Morfología

El Zelkova serrata es un árbol que puede llegar a alcanzar grandes dimensiones, que van entre los 10 y los 30 metros de altura. Su tronco generalmente se presenta corto y bien macizo y es una característica de todos los ejemplares una corteza que presenta unos colores cálidos entre el amarronado general, que le aportan una gran belleza.

Ese tronco, que puede llegar a medir hasta dos metros de diámetro y en casos excepcionales 4 metros, termina casi sin marcas aparentes donde empieza la copa, que suele ser muy frondosa y con una importante cantidad de ramas que se despliega, llegando en ocasiones a medir esta solamente entre 20 y 30 metros de altura por 15 de ancho.

Su insensibilidad frente a muchos tipos de enfermedades, a los que otras especies de árboles sucumben, hizo que estos reemplacen al Olmo, árbol de su familia con una morfología similar, en muchos lugares del continente americano. Se estipula la vida útil del Zelkova serrata en unos 300 años aproximadamente.

Sus hojas

Las hojas no presentan características que lo diferencien de otro tipo de árboles que se encuentran en su género. Estas son caducas y pueden llegar a medir entre 3 y 11 centímetros de largo, y entre 1,5 y 7 centímetros de ancho. Estas pueden tener entre 8 y 16 dientes aproximadamente y presentando un pecíolo que mide de 2 a 7 centímetros.

No muestran pilosidad, aunque en algunos casos se puede observar pelos sobre el envés. Estas hojas son de un verde bien profundo durante épocas de verano, donde el árbol más se desarrolla, pasando a una tonalidad entre los marrones y los rojizos cuando llega el otoño.

Sus ramas

Teniendo en cuenta que las copas suelen ser muy frondosas y alcanzar solamente esta unos 20 metros de altura, se llega a la conclusión de que este árbol posee una gran cantidad de ramas de diferentes tamaños, que se desplazan hacia los lados dándole al árbol unas medidas similares hacia lo ancho que hacia lo largo.

Sus flores

Las flores suelen presentarse de un color amarillento a naranja y se polinizan a través del viento. En estos ejemplares, dichas flores no presentan ningún tipo de pétalo y tienen un diámetro muy pequeño, que va desde 1,5 a 2,5 milímetros. Este tipo de árboles posee un fruto pequeño y no comestible, que tiene la forma de una pequeña nuez, que puede llegar a medir unos cuatro centímetros en total.

tronco del arbol Zelkova serrata

Este árbol, en su hábitat natural japonés de donde es originario, se adapta a climas que no demuestran grandes extremos de temperatura, ni inviernos demasiado fríos, ni veranos demasiado calurosos. Es por eso que los climas suaves de cualquier parte del mundo son su preferencia.

Si bien este tipo de árboles puede resistir los suelos calcáreos, aunque no en su máximo esplendor, el suelo propicio para su desarrollo es aquel que se componga de un PH ácido. Estos no suelen ser el tipo de árbol que se encuentra a orillas de ríos y lagunas, ya que no resiste el encharcamiento constante de las tierras que lo circunda.

Cuidados

Como la mayoría de los árboles, este crece de manera muy rápida y cualitativa cuando se planta a pleno sol e incluso a media sombra. Durante su primer año de vida y para un mejor enraizamiento es preferible abonar la tierra en la que se lo plantó.

El fósforo será el elemento adecuado para utilizar en su abonado, dejando de lado los abonos que tienen demasiado contenido de nitrógeno. Algo que no contribuye a su desarrollo. En el caso de que el suelo sea fértil y rico en nutrientes, una vez que ya sea grande este conseguirá mediante sus raíces todo lo necesario para seguir creciendo con salud.

Usos

Este árbol es principalmente ornamental y en el mundo de la jardinería se utiliza específicamente como un árbol de sombra. No es un ejemplar para plantar en jardines pequeños, ya que requiere de una cantidad de espacio bastante importante para desarrollarse en sus grandes medidas.

Sus troncos poseen una madera noble y con un color especial, algo que hace que en Japón estos sean muy preciados a la hora de la construcción de todo tipo de muebles. La dureza y la buena conservación son dos características que lo vuelven tan utilizado comercialmente en Oriente.

Es un árbol muy plantado en diferentes tipos de parques y bosques, ya que además de ser bien frondoso y dar una sombra importante, es muy atractivo cuando cambia el color de sus hojas hacia el rojizo durante épocas de otoño e invierno.

Según los entendidos de la botánica, esta especie es muy poco problemática a la hora de generar una formación como bonsái. El pinzado preciso, sumado a un trasplante anual, habrá que tomar para obtener un árbol enano de esta especie.

Es que este árbol reúne todas las condiciones necesarias para que se realice esta técnica, ya que se puede conseguir mediante esquejes de podas o mediante semillas, además de brotar de buena manera por lo general y no ser propenso a contraer enfermedades.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.