Áfidos

Pulgones en el envés de la hoja

Los áfidos son un grupo de insectos bastante amplio en el que podemos englobar a los pulgones, las moscas blancas y las cochinillas. Estos insectos forman parte de la gran mayoría de las plagas tanto de cultivos como de plantas de jardín. Pertenecen al orden de los Hemípteros y al suborden Homópteros. Entre los áfidos que más suelen atacar los jardines tenemos el pulgón.

En este artículo vamos a explicarte las características de estos insectos formadores de plagas y de verdaderos dolores de cabeza para los cultivos, su ciclo de vida y cómo debes tratarlos para eliminarlos o prevenirlos.

Características principales

Pulgones en el envés de la hoja

Lo primero de todo es conocer cómo son los áfidos para poder identificarlos una vez comiencen a expandirse por nuestros cultivos o plantas decorativas. El pulgón puede tener varios colores: los hay amarillos, verdes, naranjas, negros, etc. Normalmente, son tan pequeños que hay que acercarse para poder verlos. Su tamaño es de 1 a 6 mm. Podemos encontrarlos a simple vista si miramos bien.

Por lo general, se encuentran en zonas con mayor temperatura y poca humedad. Por ello, las plantas que son más húmedas que requieren un entorno fresco, no suelen ser atacadas por pulgones. Los áfidos tienen una mayor actividad en las temporadas de primavera y verano que es cuando las temperaturas son mayores y la evaporación del agua hace que haya mucha menos humedad. Terrenos a los que se le pone exceso de fertilizantes pueden ser ideales para su rápida propagación. Por ello, como veremos más tarde, es fundamental controlar bien las dosis de fertilizante que echamos y siempre mantener un mínimo de humedad, siempre y cuando la planta lo permita.

Ciclo de vida

Áfidos en plantas

Su ciclo de vida puede ser diferente dependiendo de la planta en la que se hospede. Hay que tener en cuenta que ellos se ciñen un poco al ciclo de vida de la planta en la que están viviendo. Tenemos los áfidos monoecias, que sólo pueden vivir en una planta y los heteroecias, que viven en varias plantas en función de la estación del año y las temperaturas.  Esto hace que haya que fijarse bien si las condiciones ambientales que tenemos les está siendo ideales para su reproducción y expansión o, por otro lado, estamos contribuyendo a su erradicación.

Con respecto a la reproducción, los áfidos tienen dos tipos: los vivíparos y los ovíparos. Las colonias de estos insectos suelen crecer a una velocidad de vértigo. Se expanden rápidamente y colonizan todo en poco tiempo. El lugar donde encontrar los pulgones con mayor exactitud es en el envés de la hoja. Sobre todo, les gusta las hoja que son más nuevas y los brotes tiernos. Otra forma de identificar la presencia de plaga de áfidos en nuestra planta es ver si dicha planta presenta los síntomas típicos como lo son las hojas enrolladas y pegajosas, las negrilla, manchas de color verde y amarillo o presencia de muchas hormigas.

Existen áfidos sin alas y otros con alas. Por lo general, la primera generación que rompe los huevos tras pasar el invierno no suele tener alas. Sin embargo, tras varias generaciones, teniendo más espacio colonizado en la planta, es posible que nazca una generación con alas que sirva para poder migrar a otras plantas y colonizar aún más territorio.

Todos los que nacen a partir de huevos en primavera son hembras. Estas hembras pueden vivir hasta 25 días, en los que ponen más de 80 huevos. La reproducción de primavera y verano es totalmente asexual, por lo que el macho no interviene para nada.

Control de los áfidos

Control biológico

Una de las formas más efectivas de tratar naturalmente a los áfidos es rotación de cultivos anual. Podemos sembrar algunas plantas también que tengan resistencia a los pulgones como pueden ser la madreselva etrusca, la ortiga o la lavanda.

Por otro lado, también podemos emplear algunos insectos como enemigos naturales. También se le conoce como fauna auxiliar:

  • Especies del género Aphidius
  • Larvas y adultos de neurópteros
  • Coleópteros coccinélidos
  • Larvas de Dípteros
  • Algunos Himenópteros también son predadores del pulgón

Otras cosas que podemos hacer para controlar la expansión de estos insectos es la de utilizar agua jabonosa. Se trata de un tratamiento ecológico perfecto para combatirlos. Las plantas afectadas deben ser pulverizadas con una cucharada de jabón neutro diluido en un litro de agua. También podemos hervir dos tazas de agua con la cáscara de una naranja. Dejándolo reposar 24 horas, colándolo y añadiendo jabón blanco a 50/50, podrás pulverizar sobre las plantas afectadas.

Vamos a analizar algunos remedios caseros que han funcionado bastante bien. Como siempre intentamos aquí, es mejor tratar las plagas y enfermedades con remedios ecológicos y naturales. De esta forma no utilizamos ningún químico que pueda contaminar nuestro jardín. Tenemos estos remedios:

  • Se cogen dos cebollas de gran tamaño por cada litro de agua. Hervimos durante 10 minutos y dejamos enfriarlas. Al colarlo, podremos pulverizar con este líquido.
  • Con el ajo se tienen varias posibilidades. Lo primero, es plantarlo cerca de las zonas afectadas. Podemos cortarlos en mitades o enteros. Por otro lado, podemos preparar un agua para pulverizar las plantas, hervimos 8 dientes de ajo medianos en un litro de agua durante 20 minutos. Es recomendable dejarlo reposar más o menos un día antes de usarlo.
  • Con la ortiga, podemos macerar 100 gr de hojas durante 15 días. La mezcla la moveremos a diario. Tras colarlo todo, podemos usarlo. Esta mezcla, aunque lenta, no sólo sirve para acabar con los áfidos, sino que también fortalecen a las plantas y ayuda a hacerlas más resistentes a plagas y enfermedades.
  • Las hojas de tomatera podemos hervirlas durante 15 minutos. Dejándolas reposar toda la noche y colándolas, podemos pulverizar sobre los pulgones.
  • La cola de caballo no sólo está recomendada para fortalecer a la planta, sino también para combatir esta plaga. Es ideal para aplicar en la época de primavera para hacer frente a las altas temperaturas del verano.

Como pueden ver, existen numerosos remedios naturales para combatir esta plaga. Lo que sí debemos tener en cuenta siempre, es que es imprescindible mantener buenas condiciones en el huerto. Si vemos hojas o frutos en mal estado, es mejor arrancarlos inmediatamente, antes de que contamine el resto. Espero que esta información les ayude a tratar a los áfidos.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

¿Buscas plantas que estén preciosas en otoño?
Echa un vistazo a nuestra selección de variedades y ya verás como vas a disfrutar como nunca de esta maravillosa estación
13 plantas de otoño para exterior