¿Cuál es la diferencia entre lavanda y cantueso?

El cantueso es un tipo de lavanda

¿Existe alguna diferencia entre la lavanda y el cantueso? Los nombres populares que se les da a las plantas pueden ayudarnos a identificarlas, pero también nos sirven para confundirnos, como es el caso de estos dos tipos de aromáticas.

Y es que cuando no están en flor, es muy fácil pensar que son la misma, pero cuando florecen, podemos ver que la forma y el color de sus flores es diferente.

¿En qué se diferencian el cantueso y la lavanda?

Genéticamente, son dos tipos de plantas que están emparentadas, tanto es así que los botánicos las han clasificado dentro del mismo género: Lavandula. Pero ocurre una cosa: popularmente se suele utilizar la palabra cantueso para referirnos a la Lavandula stoechas, y lavanda para hablar de otras especies, como Lavandula angustifolia o Lavandula dentata.

De hecho, cuando se busca información sobre una u otra, suelen salir fichas e imágenes de dos plantas que, sí, se parecen mucho, pero que tienen flores lo suficientemente distintas para pensar que se trata de una especie diferente. Además, también hay que decir que mientras que la L. stoechas, es decir, el cantueso propiamente dicho, es de la región mediterránea y de Macaronesia; las otras variedades de lavanda se encuentran también en el norte de África y en Arabia.

¿Cuál es el hábitat de la lavanda y el cantueso?

Se estima que hay unos 40 tipos de lavandas. En España tenemos unos cuantos que son autóctonos, como por ejemplo la Lavandula canariensis, Lavandula dentata, Lavandula pedunculata, o Lavandula stoechas. Estas son plantas que han evolucionado para adaptarse a lugares donde suele llover poco, y donde además la sequía coincide con la época más calurosa del año, es decir, el verano. Asimismo, es importante que sepas que crecen en campos abiertos, a pleno sol.

De hecho, si alguna vez has buscado imágenes de campos de lavanda, como el de Brihuega (España) o los de la Provenza (Francia), habrás podido observar que están expuestas a la luz del astro rey durante todo el día, pues no tienen plantas grandes que le den sombra.

Otro detalle a tener en cuenta si se tiene la intención de cultivar lavandas o cantuesos es el suelo: las Lavandula precisan de una tierra con un pH neutro o alcalino, y sobretodo, ha de drenar rápido el agua. Las raíces de nuestras protagonistas no soportan el encharcamiento, así que sería un error plantarlas en suelos compactos y pesados, con mal drenaje.

¿Cuándo florecen?

La lavanda alimenta a los insectos

Tanto la lavanda como el cantueso producen sus flores en primavera. En el momento en el que las temperaturas empiezan a ser cálidas, se afanan en producir sus flores coincidiendo con el despertar primaveral de los insectos, como las abejas, las mariposas o las avispas.

Muchos de ellos permanecen en un estado de reposo durante el invierno, así que cuando el frío se va quedando atrás, tienen una necesidad imperiosa de alimentarse del polen de las flores, como las de las Lavandula.

¿Qué hacer para que florezca la lavanda y el cantueso?

Además de ponerlas en un lugar soleado, hay cosas que tenemos que hacer para que florezcan. Estas son plantas que resisten la sequía, de modo que si no se tiene mucha experiencia manteniendo algunas macetas o el jardín, tanto la lavanda como el cantueso son ideales para iniciarse en la jardinería, así como para tener un patio bonito sin apenas mantenimiento.

Pero para eso, se debe partir de la base de que las plantas son seres vivos, y de que, especialmente si vamos a tenerlas en macetas, van a ser seres que van a depender de nosotros. Así, aunque nuestras protagonistas sean muy fáciles de cuidar, no tenemos que caer en el error de olvidarnos de ellas.

Y es que si queremos que estén preciosas, es nuestro deber proporcionarles algunos cuidados que, como vas a poder ver a continuación, son muy básicos:

  • Riego: tanto la lavanda como el cantueso resisten muy bien largos periodos de sequía siempre y cuando estén plantados en el suelo. Pero la cosa cambia si están en maceta, pues en esas condiciones tienen una cantidad de tierra muy limitada y, además, si están en un recipiente de plástico este se recalienta, por lo que el sustrato pierde humedad más rápido. Por ello, regaremos una o dos veces a la semana, procurando que la tierra se quede húmeda.
  • Abonado: si están plantados en el jardín, no habrá necesidad de abonarlos. Ahora bien, si están en maceta, sí que aconsejamos abonarlos usando abonos naturales, como el guano por ejemplo, o el extracto de algas que puedes comprar aquí. Es importante no usar fertilizantes (es decir, abonos químicos), ya que podrían causar daños a la fauna. Tenemos que recordar que las flores de las lavandas y cantuesos proporcionan alimento a los insectos polinizadores, de modo que lo mejor es usar productos naturales para cuidar de ellos.
  • Trasplante: si tenemos lavandas y cantuesos en macetas, tendremos que plantarlos en otros recipientes algo más grandes cuando las raíces asomen por los agujeros de estos, o cada 3 años. La época para hacerlo es en primavera, antes de que florezcan.

Las partes más importantes de la lavanda son las flores

¿Sabías que la lavanda y el cantueso eran tan parecidos? Pues aquí va un secreto más: en muchos lugares, lavanda y cantueso son dos palabras que se utilizan para hablar del mismo tipo de planta. Pero, así y todo, de lo que no hay duda es de que son muy bonitas.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.