¿Qué es la etiolación y cómo prevenirla?

Fototropismo

Orquídea creciendo en dirección a la luz.

¿Has oído hablar de la etiolación? Quizás hayas visto alguna planta etiolada, o tú mismo hayas tenido alguna, y no hayas sabido que era eso lo que le pasaba. Es una reacción muy llamativa que tienen todas aquellas que se tienen en lugares donde no reciben la luz que necesitan.

Lo peor es que puede ocurrirle a cualquier tipo de planta: cactus, árboles, palmeras,… En algunas se podrá corregir más fácilmente que en otras, pero lo que sí te diré es que lo más sencillo es prevenir que ocurra.

¿En qué consiste la etiolación?

La etiolación es un problema serio

Imagen – Wikimedia/Chiswick Chap

La etiolación, en palabras sencillas, es el »estiramiento» de una planta. Como comentaba al principio, se da cuando crece en zonas donde hay poca luz, o donde hay una luz más potente de la que suele recibir normalmente (por ejemplo, si tenemos una en interior con poca luz y detecta el reflejo del sol que hay en el marco de una ventana, crecerá hacia este reflejo).

El problema de todo esto es que ese estiramiento implica un »adelgazamiento» de la parte que se estira (hoja, tallo). Por lo tanto, más tarde o más temprano veremos que ese tallo pierde fuerza y se dobla debido a que no puede luchar contra la gravedad. Es por esto por lo que resulta ser un problema bastante grave, ya que conseguir que vuelva a tener un desarrollo normal lleva tiempo, e incluso a veces no se puede conseguir a menos que se pode esa parte etiolada.

¿Cuáles son sus efectos?

Si tenemos en cuenta que todas las plantas requieren luz para crecer y tener un buen desarrollo, podemos sospechar lo importante que es para ellas el recibir la cantidad de luz que requieren en cada momento. Sin luz no pueden realizar la fotosíntesis, y por lo tanto, no crecen, ni florecen ni mucho menos fructifican.

A simple vista, lo que más nos llama la atención es el alargamiento del tallo y/o de las hojas. Pero hay otros efectos que también debemos conocer, los cuales son:

  • Pérdida de color. Pasan de tener un verde sano, a un verde-blanquecino o verde-amarillento, ya que producen menos clorofila (recordemos que para que puedan producirla, necesitan luz).
  • Los entrenudos son más largos, lo que implica que el tallo tendrá menos hojas de las que debería de tener.
  • Los tallos pierden fuerza y pueden doblarse, lo cual es debido al debilitamiento de la pared celular.
  • En ciertos casos, podemos ver también que las hojas nuevas, en caso de que las produzcan, son de menor tamaño de lo que deberían ser.

¿Cómo se puede prevenir?

Las suculentas necesitan luz

Ahora que sabemos que la etiolación se da por la falta de luz, vamos a hablar de cómo se puede prevenir. Y, bueno, la respuesta corta es simple: hay que poner las plantas en el sitio en el que puedan desarrollarse bien, y para ello es necesario saber si son de sombra o de sol. Pero claro, ¿qué pasa por ejemplo con los semilleros que podamos tener dentro de casa? ¿O con aquellas plantas que, aunque sabemos que quieren sol -como muchos cactus y crasas-, tenemos en interior?

Pues bien, en estos casos, lo que haremos será exponerlas poco a poco a la luz directa del sol. Tenemos que tener mucha paciencia con esto, porque si las ponemos al sol directo de forma brusca, se van a quemar. Por ello, recomiendo seguir estos pasos:

  1. Durante la primera semana, las expondremos al sol directo durante unos 30-60 minutos por la mañana temprano, y luego las pondremos en semisombra.
  2. Durante la segunda, aumentaremos el tiempo de exposición en unos 30-60 minutos.
  3. Y así sucesivamente durante los próximos meses.

Ahora, tenemos que ir viendo cómo van reaccionando: si empiezan a tener manchas que antes no tenían, tendremos que exponerlas más despacio al sol directo.

¿Cómo corregir la etiolación?

O dicho en otras palabras: ¿cómo podemos recuperar una planta etiolada? Lo más importante es que sepamos que nos va a llevar tiempo, más o menos, pero es necesario que tengamos paciencia. Una vez tengamos claro esto, podremos pasar a la acción; es decir, nos pondremos manos a la obra para tratar de conseguir que vuelva a crecer normalmente.

Y, ¿cómo se hace eso? Pues bien, siguiendo los pasos mencionados arriba; esto es: de lo que se trata es de ir exponiéndolas poco a poco y de forma gradual al sol directo si es que necesitan estar en un lugar soleado, o bien en semisombra si es que lo que precisan es simplemente estar en un sitio en el que haya más claridad.

En el caso de que tengamos por ejemplo una planta muy etiolada, como un cactus globular que de repente ha empezado a crecer en vertical, puede ser necesario podar esa parte etiolada para que tenga oportunidad de desarrollarse bien.

Espero que te haya sido útil.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.