Podocarpus neriifolius

El Podocarpus neriifolius es una conífera grande

Imagen – Wikimedia/Amada44

El Podocarpus neriifolius es un árbol muy cultivado por su gran valor ornamental. Una conífera impresionante, que se mantiene siempreverde y que por consiguiente, se puede utilizar para proporcionar sombra a algún rincón del jardín.

No podemos esperar que crezca muy rápido, pero sin duda valdrá la pena cultivarlo en el jardín. Además, es capaz de soportar las heladas débiles.

Origen y características del Podocarpus neriifolius

Imagen – Wikimedia/Àlex

Se trata de una conífera perennifolia originaria de Asia, donde crece silvestre en China, Camboya, India, Tailandia, entre otros. Si bien no es una especie amenazada, debido a que su madera sí es muy apreciada Nepal pidió que se regulara su comercio por el Convenio CITES, que es la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres. De este modo, cualquiera que quiera exportar madera desde ese país necesitará certificados y también permisos.

Pero, ¿cómo es la planta de Podocarpus neriifolius? Pues es una conífera que puede medir entre 15 y 20 metros de altura, aunque puede llegar a los 30 metros en algunas ocasiones, perteneciente al género Podocarpus. Su tronco no es demasiado grueso: mide unos 30-40 centímetros de grosor, y tiene la corteza de color pardo a grisáceo, y muy agrietada. Las hojas tienen forma de lanza, y miden entre 10 y 20 centímetros de largo por 0,9 a 2 centímetros de ancho. Estas presentan pecíolo (un tallo que las une a las ramas) corto.

Es monoica. Los conos masculinos son solitarios, o bien se agrupan de dos en dos (a veces de 3 en 3), y miden entre 2 y 5 centímetros de largo; los femeninos son solitarios y brotan sobre un pedúnculo de 1-2 centímetros de longitud.

¿Cómo se cuida?

El Podocarpus neriifolius es una planta que puede tenerse en los jardines, pero es necesario que se tengan en cuenta algunas cosas para que todo vaya según lo esperado:

Ubicación

Es una planta que tiene que estar en el exterior. Necesita sentir el paso de las estaciones, así como los rayos del sol. Por este motivo, hay que ponerlo en un lugar soleado.

Solo se pondría en semisombra si no está acostumbrado a que le dé el sol de manera directa, ya que de lo contrario se quemaría.

Tierra

  • Jardín: no es muy exigente, aunque tendrá un mejor desarrollo si crece en suelos ligeros y ricos en materia orgánica.
  • Maceta: se puede rellenar con sustrato universal (en venta aquí), o con una mezcla de turba con perlita a partes iguales.

Riego

Las hojas del Podocarpus neriifolius es una planta perennifolia

Imagen – Wikimedia/Crusier

No resiste la sequía. Aconsejamos regarlo al menos unas tres veces por semana en la época de más calor del año, y entre 1 y 2 por semana el resto. Si te es posible, utiliza agua de lluvia, ya que es la más idónea para cualquier tipo de planta siempre que esté limpia; en caso contrario utiliza agua blanda, o al menos una cuyo pH sea entre 4 y 7.

Además, si tienes a tu Podocarpus neriifolius en maceta, es muy aconsejable que no le pongas plato debajo, puesto que si se hace el agua quedará estancada en él y las raíces se pudrirían al tener un contacto constante con dicho líquido.

Abonado

Desde el inicio de la primavera hasta finales del verano hay que abonarlo cada semana o cada quince días. Durante estos meses va a dedicar casi todas sus energías en crecer, de modo que si le ayudamos aportándole un poco de abono o fertilizante de vez en cuando, sin duda vamos a conseguir que sea un buen año para él.

¿Qué usar? Pues no será necesario buscar nada muy especial: compost, guano, mantillo, humus de lombriz (en venta aquí), estiércol de vaca. Incluso le irá bien ceniza de madera, bolsitas de té, cáscaras de huevo troceadas, cáscaras de plátano.

Lo único es que si se va a tener en maceta, es preferible usar abonos o fertilizantes líquidos, ya que de esta forma la capacidad de la tierra de absorber y filtrar el agua se mantiene intacta.

Multiplicación

El Podocarpus neriifolius se multiplica por semillas en primavera. Tienes que sembrarlas en macetas con vermiculita (en venta aquí) o fibra de coco, y poner el semillero en semisombra. Si son viables germinarán en un mes aproximadamente.

Época de plantación y trasplante

Si quieres plantar a tu Podocarpus neriifolius al jardín, es aconsejable hacerlo a finales del invierno. Búscale un sitio en el que pueda crecer y desarrollarse bien, lejos de otros árboles y también de muros. De esta manera, vas a conseguir que crezca más o menos recto, y no torcido.

En el caso de que lo tengas en maceta, has de plantarlo en otra más ancha y profunda cada 3 o 4 años, también a finales del invierno o comienzos de primavera. Fíjate si se le salen raíces por los agujeros de la maceta, o si ya la ha ocupado toda, así al sacarlo el pan de tierra no se desmoronará.

Rusticidad

El Podocarpus neriifolius tiene conos

Es un árbol que resiste las heladas de hasta los -4ºC, quizá -5ºC una vez adulto. Por ello, podrá sobrevivir en jardines cálidos (incluyendo los tropicales), y protegidos.

¿Qué te ha parecido el Podocarpus neriifolius?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.