Todo sobre los abonos

Abono orgánico sobre el suelo

Las plantas, al igual que el resto de seres vivos, necesitan agua para existir, pero también comida. Si falta alguna de las dos cosas enseguida se debilitan y no tardan en secarse. Aunque claro, para que puedan estar perfectas es muy importante elegir los abonos más adecuados y seguir las indicaciones especificadas en el envase del producto.

En el mercado encontramos una gran variedad de abonos, tanto orgánicos como minerales que, usados correctamente, nos permitirán tener unas plantas sanas y fuertes. Conozcamos más sobre ellos.

¿Qué necesitan las plantas?

Raíces de los árboles

Antes de entrar en materia hablemos primero un poco sobre las necesidades de las plantas. Seguramente habrás leído y escuchado muchas veces que necesitan nitrógeno (N), fósforo (P) y potasio (K). Estos son macronutrientes esenciales que no deben de faltarles, ya que sin ellos no podrían crecer, ni florecer y mucho menos producir frutos. Son, por lo tanto, los más importantes, pero no son los únicos.

Del mismo modo que ningún ser humano podría estar sano alimentándose única y exclusivamente de, por ejemplo, arroz, ninguna planta puede estar sana si se alimenta sólo de NPK. ¿Por qué digo esto? Porque en los últimos tiempos están saliendo cada vez más abonos sintéticos que parece que se centran sólo en NPK, olvidándose de todos los demás nutrientes.

Hay que tener presente que un abono rico, un abono que tenga calcio, hierro, manganeso, magnesio, etc. siempre estará mucho más completo que uno que sólo tenga NPK. Podremos tener plantas bonitas con NPK, sí, pero con el tiempo se debilitarán y no podrán tener la fuerza necesaria para superar el ataque de plagas ni las enfermedades.

Para más información sobre este tema, recomiendo la lectura de este artículo.

Tipos de abonos

Orgánicos

Hay de varios tipos, que son los siguientes:

Abono verde

Abono verde

El abono verde se obtiene cultivando plantas leguminosas (judías, guisantes, alfalfa, habas, altramuces, trébol) para luego enterrarlas. Así se consigue un aporte extra de nitrógeno.

Compost

Compost, un abono orgánico

Es un material que se obtiene a partir de materia orgánica fermentada. Para elaborarlo se usa humus de lombriz, residuos agrícolas, restos de comida, estiércol de animales herbívoros…

Tiene la ventaja de que se puede hacer en casa, pero también se puede comprar en un vivero.

Guano

El abono guano en polvo

El guano, gallinaza, excrementos de murciélago o palomina, es un abono orgánico similar al estiércol: son los excrementos de los murciélagos. Es muy nutritivo, por lo que es muy recomendable para abonar las plantas hortícolas.

Estiércol

Estiércol de caballo

El estiércol de animales herbívoros, como el caballo, la cabra o la oveja, es adecuado para abonar la tierra y, de paso, también a las plantas. Los podemos encontrar a la venta en granjas o en los viveros; algunos con mal olor y otros sin.

Turba

Turba negra

La turba es un material orgánico de color pardo oscuro o claro que se forma en lugares pantanosos debido a la descomposición de restos vegetales. Puede ser rubia (con un pH de 3,5) o negra.

Se usa sobretodo para mezclar con otros sustratos. La turba rubia se usa además para acidificar un terreno.

Otros

Otros tipos de abonos orgánicos que podemos encontrar y obtener son los huesos triturados, harina de sangre, cuernos, o incluso paja enterrada.

Químicos

Convencionales

Abono universal para plantas

Imagen – Elrincondeljardin.com

Son aquellos de rápida liberación; es decir, al momento o a los pocos días de echarlos las plantas ya pueden disponer de ellos. Hay de varios tipos:

  • Nitrogenados: urea, sulfato amónico, nitrato potásico,…
  • Fosfóricos: fosfato amónico, superfosfato,…
  • Potásicos: cloruro potásico y sulfato de potasio.
  • Binarios: llevan 2 de algunos de los macronutrientes (nitrógeno, potasio y fósforo).
  • Ternarios: llevan los tres 3 macronutrientes.

Estos pueden presentarse en forma líquida o granulada.

De lenta liberación

Abono químico para plantas

Son aquellos que se disuelven poco a poco (meses) a medida que se va regando. Las raíces van absorbiendo lentamente los nutrientes que necesitan. Ejemplos: Nitrofoska, Osmocote, Nutricote, etc.

Específicos para cada tipo de planta

Abono para cactus de Massó Garden

Imagen – Tiendatodojardin.com

En la actualidad podremos encontrar un abono para cada tipo de planta, como el abono para cactus, para césped, para plantas de interior, para bonsáis, para plantas acidófilas,…

Normalmente son abonos líquidos, pero en algunos casos también se pueden encontrar en gránulos, como los de para plantas acidófilas.

Foliares

Aplicando abono foliar en planta

Imagen – Arcuma.com

Son aquellos que se aplican pulverizando sobre las hojas, desde donde serán absorbidos. Son muy interesantes para corregir rápidamente carencias, como la falta de hierro o de manganeso.

Organominerales

Son una combinación de materia orgánica con minerales, como el nitrógeno o el manganeso por ejemplo.

¿Qué tipo de abono es mejor?

Ahora que hemos visto todos los abonos que podemos encontrar en el mercado, es posible preguntarse si hay algún abono que sea el mejor, pero lo cierto es que no, no lo hay. Cada planta tiene sus propias necesidades, y por lo tanto, no existe un abono universal que se pueda aplicar en todos los cultivos.

Por lo tanto, yo siempre recomiendo combinar abonos químicos con los orgánicos (usando una vez uno, y a la próxima otro). Es una buena manera de asegurarse de que obtendrán todos los nutrientes que necesitan. Eso sí, hay que tener siempre presente que hay algunas a las que no hay que abonar: las carnívoras, ya que ellas cazan otros animales precisamente porque en su hábitat natural la tierra no hay suficientes nutrientes y, por lo tanto, sus raíces no están preparadas para absorber la comida directamente.

¿Cuándo abonar las plantas?

Hoja de planta en detalle

A las plantas hay que abonarlas durante todo el año. Sí, sí, lo más probable es que pienses que esto no es así, pues sólo crecen durante los meses durante los cuales hace buen tiempo. Pero, como decíamos al principio, para mantenerse vivos los animales y las plantas necesitan beber y comer. Es cierto que durante el invierno frío y el verano muy caluroso apenas crecen, pero tienen que alimentarse para mantenerse con fuerzas.

Así pues, durante el otoño-invierno usaremos abonos de liberación lenta, compost o estiércol, y durante el resto del año podremos usar por ejemplo el guano que tiene una muy rápida eficacia con uno específico. De esta manera, las necesidades de nuestras queridas plantas estarán cubiertas los doce meses del año.

Esperamos que te haya sido de utilidad. 🙂

¿Te gusta la jardinería? Esto no te puede faltar
Tanto si te estás aficionando en el mundo de la jardinería como si eres un experto, no te puede faltar nada de esto:
Kit de accesoriosHerramientasSemillas

Categorías

Jardinería

Mónica Sánchez

Investigadora de las plantas y de su mundo, actualmente soy coordinadora de este querido blog, en el cual llevo colaborando varios años. Me encanta... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *