Plantas trepadoras de interior

La dipladenia es una trepadora de interior

Son muchas las plantas que se pueden cultivar dentro de las casas, pero unas de las más interesantes son las trepadoras. ¿Por qué? Porque con ellas se pueden conseguir cosas maravillosas. Por ejemplo, puedes transformar una entrada triste y vacía en una habitación en la que, la primera que te dé la bienvenida, sea una hiedra o las delicadas flores de una dipladenia; o el simple soporte de una escalera en una celosía donde trepen, ¿por qué no?, unas passifloras.

Lo cierto es que dan tanto juego, que es una gozada cultivarlas en casa. Pero hay que elegir muy bien las especies, ya que hay algunas que solo pueden crecer si están al aire libre. Por eso, vamos a decirte cuáles son las plantas trepadoras de interior que te recomendamos.

Costilla de Adán (Monstera deliciosa)

La Monstera deliciosa tiene hojas grandes y verdes

Imagen – Flickr/Hornbeam Arts

La monstera es una trepadora que se cultiva mucho en interiores. Puede llegar a medir hasta 20 metros de altura, y tiene hojas grandes, de hasta 90 centímetros de largo por 80 centímetros de ancho. Estas están profundamente divididas en numerosos lóbulos, aunque hay que decir que si la planta es joven, tendrá hojas enteras. Florece en verano, y has de saber que el fruto es tóxico tanto si se toca sin guantes como si se ingiere.

Teniendo esto en cuenta, no se debe comprar si en casa hay niños, perros y/o gatos, a no ser que se pueda poner en una zona en la que se pueda impedir el acceso a ella. Por lo demás, es una planta que necesita luz y riegos moderados.

Dipladenia (Mandevilla)

La dipladenia o mandevilla es una trepadora que puede alcanzar los 6-7 metros de altura si dispone de soporte. Tiene hojas simples, de color verde, las cuales miden aproximadamente 5 centímetros de largo por 2-3 centímetros de ancho. Florece durante la primavera y el verano, y lo hace sacando flores acampanadas de color rosa, blanco, amarillo o rojo.

Es nativa de Centro y Sudamérica tropical, motivo por el que se suele considerar una planta de interior en las regiones templadas. La temperatura mínima que soporta sin sufrir daños es de 0 grados. Pero en casa no se tiene que preocupar por el frío. Eso sí, no la expongas a las corrientes de aire ya que lo pasaría mal.

Ficus trepador (Ficus pumila)

El ficus pumila se puede tener en interior

Si bien muchos de los Ficus más conocidos empiezan su vida siendo epífitos, la gran mayoría termina creciendo como un árbol. Pero el Ficus pumila es una trepadora nata. Es nativa de Asia, y alcanza una altura de entre 2 y 4 metros. Tiene hojas que, cuando es joven, son muy pequeñas, de 1-2 centímetros, pero cuando madura empieza a sacarlas más grandes, de hasta 6 centímetros de largo.

Crece rápido, por lo que es posible que tengas que podarlo cada 2 o 3 años, dependiendo de dónde lo coloques. Y es que, además, desarrolla zarcillos que le ayudan a trepar. Esto es una ventaja cuando se tiene en el exterior, ya que eso significa que no necesita una guía para cubrir, por ejemplo, una pared; pero dentro de una vivienda puede ser un problema si queremos que trepe por una zona muy concreta, ya que el espacio es mucho más reducido que el que tendría en un patio o jardín.

Filodendron (Philodendron erubescens)

El filodendron es una trepadora de hojas grandes

Imagen – Wikimedia/David J. Stang

El Philodendron erubescens es una trepadora perennifolia nativa de Colombia que crece entre los 3 y los 6 metros de alto. Produce hojas acorazonadas y grandes, de hasta 40 centímetros de largo. Es una especie tan bonita, que hoy en día encontramos distintos cultivares, como el Philodendron erubescens ‘Imperial Green’ (si tiene las hojas verdes), o el ‘Imperial Rubra’ (si las tiene rojizas/marrones).

Su ritmo de crecimiento es lento, pero es importante que se plante en macetas algo grandes para que pueda desarrollarse con normalidad. Por ejemplo, si tenemos un ejemplar que está en un recipiente de 13 centímetros de diámetro, lo ideal sería que en el siguiente trasplante la pusiéramos en una de 20 centímetros.

Hiedra (Hedera helix)

La hiedra es una trepadora ideal para jardines

Imagen – Wikimedia/Agnieszka Kwiecień, Nova

La hiedra es una enredadera todo terreno. Originaria de Europa, África y Asia, es una especie que crece rápido, se adapta estupendamente a vivir en distintos ambientes y no requiere de muchos cuidados. Aunque puede alcanzar los 10 metros de altura si tiene soporte, existe una variedad de hoja pequeña, la Hedera helix var microphylla, que se queda en 4-5 metros. Y así y todo, se puede podar para controlar su crecimiento.

Lo bueno que tiene esta planta es que es perennifolia; es decir, que se mantiene siempreverde. Pero para eso necesita estar en una habitación en la que haya mucha luz (pero sin que le dé de forma directa).

Jazmín (Jasminum officinale)

El Jasminum officinalis es una trepadora ideal para la piscina

Hay unas cuantas variedades de jazmines, pero no todas se pueden usar como trepadoras. Ese no es el caso del jazmín común, el cual es una enredadera nativa desde el Cáucaso hasta China occidental que alcanza una altura de 6 metros. Tiene hojas compuestas por entre cinco a nueve folíolos de color verde y acabados en punta. Florece a lo largo de la primavera, produciendo flores blancas de unos 2 centímetros de diámetro, las cuales emiten un aroma dulce muy agradable.

Es una planta que se tiene que poner en la habitación en la que haya más claridad. De hecho, si se tuviera en el exterior se pondría en un lugar soleado, puesto que en sombra no crece igual de bien y, además, le cuesta florecer. Por eso, no dudes en ponerlo en un lugar en el que haya ventanas por las que entre la luz del Sol.

Jazmín de Madagascar (Stephanotis floribunda)

El Stephanotis floribunda es una trepadora de interior

Imagen – Wikimedia/randreu

El jazmín de Madagascar es una trepadora perennifolia nativa de, precisamente, Madagascar. Pese a su nombre común, no está emparentado con los verdaderos jazmines (Jasminum), pero sus flores blancas sí que se asemejan bastante a los que tienen ellos. Estas brotan en verano y miden unos 3 centímetros de largo.

Se trata de una planta que crece bien en macetas, pero necesita que se tenga en una habitación con mucha luz, y sin corrientes de aire.

Ojo de Venus (Thunbergia alata)

La thunbergia es trepadora

La trepadora conocida como ojo de Venus u ojos de poeta, es una planta perennifolia nativa de África que alcanza una altura aproximada de 3-4 metros. Tiene hojas simples, de color verde, y produce flores de hasta 6 centímetros de diámetro de color naranja, amarillo o blanco, con un círculo negro en el centro muy característico.

Su ritmo de crecimiento es rápido, tanto es así que hay que podarla con frecuencia si se tiene dentro de casa. Además, es importante que se ponga en una habitación en la que haya mucha luz natural.

Pasiflora perfumada (Passiflora vitifolia)

La passiflora vitifolia tiene flores rojas

La pasiflora perfumada, también llamada granadilla de monte, es una trepadora perennifolia nativa de las regiones tropicales de América Central y Sudamérica. Alcanza una altura de 8 metros, y tiene hojas trilobuladas que miden entre 7 y 14 centímetros. Sus flores son de color rojo escarlata, miden unos 12 centímetros de diámetro, y se dice de ellas que huelen muy, muy bien.

Debido a su origen, es muy sensible al frío. Pero eso no es problema: se puede tener en interior, en un lugar en el que haya mucha luz, y darle un riego moderado para mantenerla preciosa.

Potos (Epipremnum aureum)

El potos es una trepadora perennifolia

Imagen – Wikimedia/Joydeep

El potos es la planta trepadora de interior por excelencia. Si bien puede llegar a medir 20 metros de altura, sus hojas con forma de corazón son de un tamaño muy interesante: si es joven miden hasta 20 centímetros de largo, y si es adulta pueden llegar hasta el metro de longitud. Estas son de color verde o verde con líneas o manchas amarillentas.

Un dato curioso es que le cuesta mucho florecer. Esto se debe a que no sintetiza la giberelina, que es una fitohormona que estimula, precisamente, la floración. Por este motivo, se multiplica casi siempre por esquejes semiduros, ya sea poniéndolos en agua o plantándolos en macetas con sustrato, como la fibra de coco.

¿Qué te han parecido estas plantas trepadoras de interior?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.