¿Es posible tener un ficus en maceta?

Los ficus pueden estar en maceta

Si tenemos presente que la gran mayoría de especies de ficus son árboles que se hacen muy grandes, más de uno puede pensar que es inviable tenerlos en maceta durante toda su vida. Yo misma lo pensaba… hasta que un día me di cuenta de que ya tenía una colección de cuatro tipos distintos: F. benjamina, F. microcarpa, F. maclellandii ‘Alii’, y el último en llegar que fue el F. elastica ‘Abidjan’, el cual se diferencia del elastica típico por tener las hojas de un color verde muy oscuro, casi negro.

Y claro, ya no era lo mismo. Ahora, sí o sí, tendría que pensar bien si era posible o no tener un ficus en maceta durante toda su vida porque, uno: en el jardín no hay sitio para ellos; y dos, no se puede descartar nunca que esa colección no vaya a ampliarse en el futuro. Así que voy a decirte cómo cuido yo a mis árboles cultivados en recipientes.

¿Los ficus son de interior o de exterior?

El Ficus en interior sufre mucho las corrientes de aire

Antes de nada, es importante que aclaremos primero esto, ya que así nos será más fácil decidir dónde colocarlos. Y lo que tenemos que saber es que lo que va a determinar que una planta -independientemente de cuál sea- se considere de interior o de exterior es si puede resistir el frío y las heladas que hay en nuestra zona. Es decir, si queremos tener un ficus, lo ideal es saber su rusticidad, y en base a eso, pensar si vamos a tenerlo al aire libre -algo que sería lo más idóneo-, o si tendremos que protegerlo cuando llegue el frío.

Por eso, a continuación te vamos a decir cuál es la resistencia al frío de los ficus más comunes:

  • Ficus benjamina: tolera el frío, pero empieza a perder hojas si las temperaturas se mantienen por debajo de los 10ºC durante unos días. No soporta las heladas. Ver ficha.
  • Ficus carica: soporta las heladas de hasta los -7ºC. Es la especie de ficus más resistente, pero eso sí: a diferencia de las demás, es de hoja caduca. Ver ficha.
  • Ficus elastica: aguanta bastante bien el frío, e incluso puede soportar alguna helada puntual de hasta los -2ºC si está un poco protegido. Ver ficha.
  • Ficus lyrata: es muy sensible a las bajas temperaturas. No le gusta nada el frío. Ver ficha.
  • Ficus maclellandii ‘Alii’: podemos decir que es uno de los más delicados. No se debe tener fuera si la temperatura baja de los 12ºC. Ver ficha.
  • Ficus microcarpa: resiste el frío, pero no las heladas. Si la temperatura baja de los 0 grados se debe proteger. Ver ficha.

¿Sol o sombra?

Si hay algo que a todos los ficus les gusta es el sol directo. Bueno, no es que les guste, es que en lugares oscuros no pueden crecer. Se dan bien en aquellos lugares en los que hay mucha claridad, es decir, en los que durante el día se ve bien, sin problemas, sin necesidad de encender una lámpara o linterna por ejemplo; pero déjame decirte que los mejores árboles que yo he visto y veo todos los días -en mi pueblo hay muchos en patios y jardines- son los que están a pleno sol.

En el caso de que se tenga que meter dentro de casa, se ha de buscarle una habitación en la que haya ventanas orientadas al este, que es por donde sale el astro rey, y en el que, insisto, haya mucha claridad.

¿Cuándo regar al ficus en maceta?

El ficus se ha de regar con frecuencia

Los ficus no son plantas que puedan pasar mucho tiempo sin recibir una sola gota de agua (a excepción del Ficus carica, el cual sí que resiste algo la sequía), pero hay que tener cuidado con el riego, ya que tampoco sería bueno regarlos en exceso. Por eso, es importante que los reguemos alrededor de 2-4 veces a la semana, es decir, cada 2 o 3 días durante los meses que dure el buen tiempo; mientras que el resto del año lo haremos una vez a la semana.

Usaremos agua de lluvia si es posible, ya que es la más idónea para regar cualquier planta. Pero si no podemos conseguirla, podremos utilizar agua embotellada siempre que sea apta para beber.

¿Cómo podar al ficus?

La poda es algo que tendremos que hacer queramos o no si nuestra intención es mantenerlo en maceta. Por fortuna, son plantas que se recuperan bastante bien de estos trabajos, cicatrizando rápido sus heridas y reanudando su crecimiento en poco tiempo. Pero ojo: no podemos darles podas drásticas. Como me gusta decir, la poda bien hecha es aquella que no se ve a simple vista; es decir, es aquella que respeta la planta.

Y es que, por ejemplo un corte de rama gruesa, a parte de verse feo, también se ve antinatural. Por eso es mejor hacer pequeñas podas de ramas jóvenes (delgadas, tiernas), aunque eso suponga tener que podar el árbol todos los años. No pasa nada por hacerlo así. De hecho, es lo más idóneo si nos interesa tener una planta sana y bonita.

Artículo relacionado:
¿Cómo podar un Ficus?

Ahora bien, ¿cuándo hay que podarlo? A los ficus les gusta el calor, así que podaremos al nuestro cuando la primavera se haya terminado de asentar, y las temperaturas mínimas se mantengan por encima de los 15ºC. Llegado el momento, tendremos que hacer lo siguiente:

  1. Lo primero será alejarnos unos pasos de nuestro árbol, para poder identificar mejor las ramas principales, ver qué desarrollo tiene, cómo está creciendo, y qué estilo podríamos darle sin que se llegase a notar mucho la poda. Para saber qué estilo darle, te invito a leer nuestro artículo sobre estilos de bonsái, ya que aunque no quieras tenerlo como bonsai, los estilos que se recomiendan para esos arbolitos también se les pueden dar a los ficus cultivados en macetas; tan solo cambia el tamaño que tendrá.
  2. Ahora, eliminaremos las ramas secas y las que estén rotas. También, si vemos alguna que está un poco seca, podremos cortarle esa parte, dejando la parte viva intacta.
  3. A continuación, y teniendo en mente el estilo que vamos a darle, procederemos a recortar las ramas que sean muy largas. Si nuestro árboles muy joven y/o tiene pocas ramas, aconsejo simplemente quitarle las hojas más nuevas de cada una de las susodichas para conseguir que ramifique.
  4. Por último, si hemos cortado alguna rama semileñosa o leñosa, sellaremos las heridas con pasta cicatrizante que puedes comprar aquí.

¿Cada cuánto hay que cambiarlo de maceta?

Cuando el ficus es joven, tendremos que plantarlo en una maceta más grande cada 3 o 4 años, en primavera. Pero llegará un momento en que nos será imposible hacerlo salvo que pidamos ayuda a alguien ya que pesará bastante. Por eso, a mí me gusta seguir este planning, y trasplantarlo en momentos determinados:

  • Recién comprado: pasarlo a una maceta unos 10-15cm más ancha y alta.
  • A los 3-4 años: plantarlo en una más grande, de unos 40 a 60cm de diámetro (dependiendo del tamaño que tenga la anterior, ya que tampoco sería bueno pasarlo de una maceta de 20cm a una de 60cm, ya que podría pasarlo mal al regar al tener demasiada tierra húmeda en sus raíces).
  • Al cabo de unos 3 años más: si está en una de unos 60cm, pasarlo a la maceta definitiva, de 80 a 100cm de diámetro; en caso contrario, se pasa a una de 60cm y, pasados unos 3 o 4 años más, se planta en la definitiva.

Como sustrato se le puede poner tierra universal para plantas como esta de aquí. No hay que complicarse con esto.

Esperamos que estos consejos te sean útiles para cuidar de tu ficus en maceta.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.