Plantas para clima de montaña

Hay muchas plantas que viven en la montaña

El clima influye notablemente en el crecimiento y desarrollo de las plantas. Es, de hecho, uno de los factores que determina si sobreviven, viven bien o si mueren. Pero es precisamente esto lo que hace que en el planeta haya tal diversidad de especies vegetales, siendo las plantas de clima de montaña las más fuertes y resistentes que existen. Y es que las condiciones en las que viven las ponen a prueba todos los días.

Dependiendo de la distancia en la que estén del ecuador y de la altitud sobre el nivel mar, el frío y las heladas pueden durar más o menos tiempo. De hecho, hay algunas, como el Pinus longaeva, que es uno de los árboles más viejos del mundo ya que tiene una esperanza de vida de unos 5000 años, solo crecen unas pocas semanas pues el verano es muy, muy corto. Por eso, vamos a ver qué plantas se adaptan al clima de montaña.

¿Cómo es el clima de montaña?

El clima de montaña puede ser traicionero

Si bien antes de entrar de lleno en materia, vamos a explicar un poco las características de este clima. Como su nombre indica, es un clima diferente al que encontramos a baja altitud. La temperatura disminuye más o menos 0,5 a 1ºC cada 100 metros, y además, dependiendo de cuál sea la orientación de la ladera con respecto al sol o al viento, puede hacer que las precipitaciones sean más frecuentes y las temperaturas más suaves en un lado que en otro.

A esto hay que añadirle la distancia que esté del ecuador. Y es que al ser el planeta esférico, los rayos solares llegan antes y más rectos a la línea ecuatorial que al resto. Por eso, en lugares como el Monte Kenia (África), puede haber temperaturas máximas de 30ºC o más durante el día y bajar a -30ºC durante la noche.

Es por eso por lo que tenemos que hablar de…:

Tipos de climas de montaña

No vamos a extendernos mucho. Solo diremos que son 5 diferentes, y que se caracterizan por:

  • Clima árido o semiárido de montaña: las temperaturas durante el día son muy altas y por la noche bajas. Las precipitaciones son muy escasas y la humedad ambiental extremadamente baja.
  • Clima templado de montaña: puede ser húmedo, subhúmedo, tropical de altitud, mediterráneo y ecuatorial de montaña. La humedad ambiental es alta durante todo el año, y pueden tener los veranos muy lluviosos, o secos si están en la región mediterránea.
  • Clima continental de montaña: puede ser húmedo, continental mediterráneo o monzónico de altitud. Las temperaturas son frescas, y llueve con moderación.
  • Clima subalpino: es un clima de transición entre el templado y el alpino.
  • Clima de alta montaña: es el clima alpino y nival. En estos solo hay una estación: el invierno. La temperatura media anual es de 10ºC, con heladas de -50ºC o más. En las regiones donde el clima es gélido, como en los polos, es prácticamente imposible encontrar alguna planta.

Y ahora sí, vamos a ver algunas…:

Plantas para clima de montaña

Si tienes un jardín en un lugar donde el clima es típico de montaña, estas son varias plantas que puedes cultivar:

Agracejo rojo (Berberis thunbergii ‘Atropurpurea’)

El berberis thunbergii 'Atropurpurea' es un arbusto resistente

Imagen – Flickr/F. D. Richards

El agracejo rojo es un arbusto perennifolio que alcanza los dos metros de altura. Sus hojas son pequeñas y de un intenso color rojo, por lo que es muy usado como setos bajos para delimitar caminos por ejemplo. Florece en primavera, produciendo florecillas de color amarillo, y en otoño maduran sus frutos, los cuales son comestibles. Resiste las heladas de hasta los -15ºC.

Alerce europeo (Larix decidua)

El alerce europeo es un árbol de montaña

Imagen – Wikimedia/Dominicus Johannes Bergsma

El alerce de Europa es un árbol caducifolio que crece entre los 25 y los 45 metros de altura. Es uno de los más resistentes al frío, capaz de sobrevivir a temperaturas por debajo de los -50ºC. De hecho, se encuentra en la línea límite arbórea de los Alpes, a altitudes de entre 1000 y 2000 metros sobre el nivel del mar. Pero también es un fantástico árbol para jardines de montaña, siempre que el suelo sea ácido y tenga buen drenaje.

Astilbe (Astilbe)

Los astilbes son muy rústicos

Imagen – Wikimedia/Dominicus Johannes Bergsma

El astilbe es una planta herbácea perenne que crece hasta alcanzar una altura aproximada de 60 centímetros a 1,20 metros. Tiene hojas compuestas de color verde y con el margen dentado. Pero lo más bonito que tiene es su flor, o mejor dicho, su inflorescencia (es un grupo de flores que brotan de un tallo, que en el caso del astilbe mide unos 20-30 centímetros de alto). Esta es roja, rosa, o blanca, y aparece en primavera. Resiste las heladas de hasta los -20ºC, y necesita sol directo para que pueda florecer.

Bola de nieve (Viburnum opulus)

La bola de nieve es un arbusto que resiste las heladas

Imagen – Flickr/F. D. Richards

La planta conocida como bola de nieve es un arbusto de hoja caduca que alcanza los 4 o como máximo 5 metros de altura. Es muy apreciado tanto en jardines como en terrazas, pues tolera la poda, el frío y las nevadas. Además, es muy decorativo, especialmente cuando florece, algo que hace en primavera. Su flores son blancas, y se agrupan en corimbos de entre 4 a 11 centímetros de diámetro. Si se dan las condiciones adecuadas, en otoño sus hojas pasan a ser rojas antes de caer, por lo que te recomendamos plantarlo en una zona visible para que destaque. Resiste hasta los -20ºC.

Cornejo florido (Cornus florida)

El cornejo florido produce flores en primavera

Imagen – Flickr/carlfbaggeSeguir

El cornejo florido o sanguiñuelo florido es un árbol caducifolio que crece hasta los 10 metros de altura y desarrolla una copa de 4 metros de ancho. Las hojas son de color verde, excepto en otoño que pasan a ser rojas antes de caer al suelo. Sus flores son blancas o rosas y se agrupan en inflorescencias de hasta 20 unidades, consiguiendo que el follaje quede prácticamente oculto tras ellas. Florece a lo largo de la primavera, y produce frutos rojos que maduran en otoño. Estos no son comestibles para los humanos, pero sí para las aves. Asimismo, has de saber que necesita suelos ácidos y una exposición soleada. Resiste hasta los -20ºC.

Enquianto (Enkianthus campanulatus)

Hay muchas plantas para climas de montaña que puedes tener en el jardín

Imagen – Wikimedia/মুহাম্মদ হাবিবুল্লাহ

El enquianto es un arbusto perennifolio con hojas de color verde brillante que en otoño pasan a ser cobrizas. Durante la primavera produce un gran número de flores acampanadas blancas con la parte inferior rojizo. Alcanza los 5 metros de altura, pero puede podarse para que no crezca tanto a finales del invierno. Se ha de plantar en suelo ácido, en un lugar soleado o en semisombra. Es muy resistente al frío, tolerando las heladas de hasta los -28ºC.

Guillomo del Canadá (Amelanchier canadensis)

El guillomo del Canadá resiste las temperaturas bajo cero

Imagen – Wikimedia/Rasbak

El guillomo del Canadá, conocido también por los nombres de cornillo o carasquilla, es un arbusto o arbolito caducifolio que alcanza una altura de entre 1 y 8 metros. Las hojas son verdes, pero durante el otoño pasan a ser de un magnífico color rojo. Florece en primavera. Los racimos florales son blancos, erectos y pubescentes, y miden entre 4 y 6 centímetros de largo. Cuando son polinizados, producen frutos de unos 10 milímetros de diámetro que pueden comerse, ya que su sabor es dulce. Resiste hasta los -20ºC, y se ha de tener en tierras ligeramente ácidas o neutras.

Helecho Dryopteris (Dryopteris erythrosora)

El Dryopteris erythrosora tolera el clima de montaña

Imagen – Wikimedia/Krzysztof Ziarnek, Kenraiz

El helecho Dryopteris es una planta herbácea semi-perennifolia que desarrolla frondes (hojas) bipinnadas de entre 30 y 70 centímetros de largo por 15 a 35 centímetros de ancho. Estas son verdes, pero en otoño se vuelven rojizas. Crece rápido, y es una especie perfecta para tener en sombra, ya que de hecho no tolera el sol directo. Resiste las temperaturas de hasta los -20ºC.

Lluvia de oro (Laburnum anagyroides)

El laburno es un árbol que resiste el frío

Imagen – Wikimedia/Katrin Schneider

La lluvia de oro es un árbol caducifolio que alcanza los 7 metros de altura. Sus hojas son verdes, y en primavera produce un gran número de racimos de flores amarillas que cuelgan de las ramas. Aunque es una planta muy bonita, se debe tener cuidado con las semillas, pues son tóxicas para los humanos y para los caballos si se ingieren. Su ritmo de crecimiento es rápido, y resiste hasta los -20ºC. Descubre cómo se siembra:

Violeta de perro común (Viola riviniana)

La violeta es una hierba que florece en clima de montaña

Imagen – Wikimedia/Franz Xaver

La violeta de perro común es una planta herbácea perenne que alcanza una altura de 10 centímetros y un ancho de 50 centímetros. Sus hojas son de color verde oscuro, y tienen forma de corazón. Florece desde primavera hasta comienzos del verano, y sus flores son violetas. Has de ponerla en una zona en la que quede expuesta a la luz del sol de forma directa, así podrá crecer correctamente. Resiste las heladas de hasta los -20ºC.

¿Qué otras plantas para clima de montaña conoces?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.