¿De dónde obtienen energía las plantas?

Vista en detalle de las hojas o frondes de un helecho

Cuando cultivamos plantas a veces nos encontramos en la situación de que están débiles, faltas de energía. Pero, ¿qué significa esto realmente? Estos seres para mantenerse vivos hacen algo que ningún animal es capaz de hacer: transformar la luz solar en alimento, sólo con agua y aire; sin embargo, cuando están mal sus funciones vitales se ralentizan, y como consecuencia de ello, su aspecto se torna triste.

Para saber lo importante que es regarlas y abonarlas, es interesante preguntarse de dónde obtienen energía las plantas. Y de eso precisamente vamos a hablar en este artículo, para que al terminar de leerlo sepas más cosas sobre lo asombrosas que son las plantas.

Energía, una sola palabra, pero qué palabra. Del mismo modo en que los humanos sin energía no podemos hacer nada, las plantas cuando están faltas de ella también se estancan, se debilitan, y por si fuera poco se vuelven vulnerables a los insectos que pueden convertirse en plagas y en los microorganismos (virus, hongos y bacterias) que causan infecciones.

A menudo no pensamos en esto; no en vano, los seres vegetales viven en una escala temporal muy distinta a la nuestra. De hecho, mientras que las personas en un solo minuto podemos recorrer una media de 89 metros, la mimosa sensitiva, por ejemplo, necesita entre 8 y 10 minutos para abrir sus hojas plegadas.

Sin energía casi se podría decir que no hay vida, por eso vamos a explicarte…:

¿Cómo se alimentan las plantas?

Las plantas realizan distintas funciones

Las plantas necesitan alimentarse, todos los días. Habrá algunos meses en los que la cantidad de alimento que absorban sus raíces será menor, como cuando las temperaturas son demasiado bajas o demasiado altas para poder crecer a buen ritmo, pero no habrá día en el que no se alimenten. Su sistema radicular se extenderá todo lo que sea necesario para encontrar agua, que será transportada por el tallo hasta llegar a las hojas.

Las hojas son las fábricas de alimento de las plantas. Durante el día, absorben la energía solar y dióxido de carbono (CO2) del aire que luego transformarán en alimento en un proceso conocido como fotosíntesis.

¿Cuáles son las funciones vitales de las plantas?

Las plantas deben de realizar una serie de funciones para poder existir y ser lo que son. Aunque lo hacen de forma silenciosa y, desde nuestro punto de vista como humanos, lenta, su mecanismo de supervivencia es perfecto. Una prueba de ello es que el Reino Vegetal empezó su evolución hace más de 1500 millones de años, en forma de alga; y las primeras plantas ‘modernas’, las gimnospermas, hace unos 325 millones de años. Las angiospermas, es decir, las plantas con flores, son todavía más recientes: aparecieron hace 130 millones de años.

¿Y los humanos? Bueno, los primeros homínidos hace tan solo 4’2 millones de años; lo que vendría a ser el equivalente a un parpadeo si lo comparamos con el tiempo que llevan las plantas. Pero no nos desvíemos.

Veamos cuáles son las funciones vitales que tan bien les va:

Respiración

Sí, sí, las plantas también respiran, durante las 24 horas del día. De hecho, si no lo hicieran no podrían estar vivas. Lo hacen de la misma forma que nosotros: absorbiendo oxígeno y expulsando dióxido de carbono. Así, se oxigenan todas las células del cuerpo, permitiéndoles realizar sus funciones. Interesante, ¿verdad?

Alimentación

El agua es vital, pero sin ‘comida’ no podrían vivir mucho. Las raíces -cuando las tienen, pues hay ciertas plantas llamadas parásitas que no las producen- que lo que hacen es absorber los nutrientes que encuentran en la tierra donde crecen.

Cuando el suelo es pobre, la planta, con el transcurso de los siglos y milenios, va evolucionando hasta dar con algún mecanismo que le permita existir. Esto es lo que hicieron las carnívoras por ejemplo: al vivir en terrenos donde el agua arrastra consigo todos los nutrientes, desarrollaron trampas cada vez más sofisticadas para atrapar pequeños insectos, de los que se alimentan.

Crecer en dirección al sol

Hojas y capullos florales de la Plumeria o Frangipani

Todas las plantan necesitan luz para crecer; algunas la necesitan de forma directa, y otras en cambio de forma filtrada a través de las ramas de los árboles. Pero, ¿cómo saben que han de crecer hacia arriba y las raíces hacia abajo? Bueno, la respuesta a este estímulo se conoce como fototropismo: en el primer caso sería fototropismo positivo, y en el caso de las raíces es el negativo.

La luz provoca una reacción hormonal causado por la auxina, la cual se concentra en la región opuesta a la incidencia de la luz cuando la respuesta fototrópica es negativa, o por el contrario en la región donde la incidencia de la luz es directa cuando la respuesta fototrópica es positiva.

Esperamos que este artículo te haya sido de interés para saber más sobre las plantas y su mundo. Conocerlas puede ayudar, y mucho, a cuidarlas mejor 😉 .


2 comentarios, deja el tuyo

  1.   Edio R.O. Silva dijo

    magnífico artículo.
    gracias

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Gracias a ti 🙂

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.