¿Qué son y cómo se siembran las sámaras?

Las sámaras son frutos secos con un ala

Imagen – Wikimedia/Mine

Hay muchos tipos de frutos, dependiendo de la planta en cuestión y de la estrategia evolutiva que haya seguido. Así, sabemos que existen unos que pueden llegar a pesar varios kilos, y otros en cambio que son tan ligeros que pueden sostenerse con un solo dedo, como las sámaras.

Las sámaras son producidas por árboles y arbustos que muy especiales, y que a menudo se cultivan como plantas ornamentales; de hecho, algunas de esas especies incluso se trabajan como bonsái. Pero, ¿qué son exactamente y cómo se siembran?

¿Qué son las sámaras?

Las semillas de los olmos son aladas

Las sámaras en botánica son frutos secos indehiscentes, es decir, que no se abren por ninguna valva. Están formadas por una semilla con un ala aplanada la cual está hecha de tejido fibroso. La semilla es más o menos redondeada, muy pequeña -el tamaño varía dependiendo de la especie, pero para que te hagas una idea, no suele medir más de 0,5cm de diámetro-. El color también varía: nada más brotar, suelen ser verdes o verde-amarillentas, pero a medida que maduran se vuelven rojizas, rosadas, o marrón-rojizo, y por último marrones.

Esta estructura favorece que el viento las aleje de sus progenitores a varios metros o kilómetros de distancia, consiguiendo así que la especie colonice otros rincones donde todavía no ha llegado. De este modo, además, la nueva generación podrá empezar su vida sin tener que competir de forma tan intensa por los nutrientes ni por el espacio.

Tipos de sámaras

Por un lado, tenemos que saber que en una sámara la semilla puede estar en el centro del ala del fruto, como por ejemplo ocurre en el caso de los fresnos (Fraxinus) u olmos (Ulmus), o bien en un lado del fruto con un ala que se extiende desde la semilla hacia un lado, como es el caso de los arces (Acer).

Aunque aún hay más: a veces en vez de una sámara puede ser una disámara, es decir, dos sámaras unidas por un extremo como en los arces; o bien trisámaras como el caso de la especie Hiptage benghalensis.

Ejemplos de plantas que producen sámaras

Hemos mencionado algunas, pero es momento de conocerlas un poco mejor:

Arces

Los arces son árboles que producen sámaras

Imagen – Wikimedia/MurielBendel

Los arces son árboles o arbustos normalmente de hoja caduca originarios de las regiones templadas del hemisferio norte, sobre todo de Eurasia. Su altura oscila entre los 2 y los 20 metros, dependiendo de la variedad y/o del cultivar, y se caracterizan por tener hojas palmeadas que se vuelven de algún color rojizo, anaranjado o amarillento en primavera y/o en otoño.

Hay muchas especies, pero las más cultivadas en España son: Acer palmatum, Acer pseudoplatanus, o Acer platanoides, entre otras. Todas ellas requieren climas suaves, con heladas invernales, riegos moderados y tierra ligeramente ácida.

Fresnos

El fresno es un árbol que produce sámaras

Los fresnos son árboles principalmente caducifolios, si bien hay especies subtropicales que son de hoja perenne. Podemos encontrarlos en Norteamérica, Eurasia y en el norte de África. Su altura es de entre 15 y 20 metros, y tienen un tronco recto con una copa muy poblada de hojas.

Se utilizan mucho como plantas de jardín, ya que proyectan una sombra maravillosa. Durante el otoño se tornan de color amarillento o rojizo, lo cual hace que su valor ornamental aumente, como pasa con el Fraxinus ornus o el Fraxinus excelsior, dos de las especies más populares.

Eso sí, es importante tener en cuenta que sus raíces necesitan mucho espacio. No se deben de plantar a una distancia inferior a los diez metros de donde haya tuberías, ya que correríamos el riesgo de que causara destrozos.

Olmos

Los olmos son árboles que producen sámaras

Los olmos son árboles caducifolios o semicaducifolios que crecen en el hemisferio norte. Son plantas con un tronco generalmente recto y una copa redondeada, muy ancha, que proporciona una sombra de lo más agradable. Pueden llegar a medir una altura 25 metros, pero lo más habitual es que no superen los 15 metros.

Su sistema radicular, al igual que el de los fresnos, es muy fuerte. Estos árboles se han de plantar lo más lejos posible de las tuberías, como mínimo a diez metros, pues de lo contrario habrá problemas.

Por desgracia, es necesario tener en cuenta también que el género es muy vulnerable a una enfermedad llamada grafiosis, causada por el hongo Ceratocystis ulmi. Como consecuencia de ello, muchas especies se encuentran en peligro de extinción, entre ellas el Ulmus minor que tenemos en España, o el Ulmus glabra.

¿Cómo se siembran las sámaras?

Las sámaras son producidas por plantas que viven en zonas donde hay heladas, de manera que si queremos que germinen tendremos que sembrarlas durante el invierno. Pero, ¿dónde? Bien, si en nuestra zona las temperaturas bajan de los 0 grados, podremos sembrarlas en macetas; ahora bien, si no es el caso, tendremos que estratificarlas en la nevera durante 2-3 meses.

Veamos cómo se hace:

Siembra en macetas

Los pasos que debemos seguir para sembrar las sámaras en macetas son los siguientes:

  1. Lo primero será cortarles el ala, ya que si no al descomponerse podría atraer hongos parásitos que dañarían la semilla.
  2. Después, rellenamos una maceta con tierra para plantas ácidas si se trata de arces (en venta aquí), o bien con mantillo (en venta aquí) o sustrato universal (en venta aquí) si son olmos o fresnos.
  3. Luego, regamos y colocamos una o dos semillas por cada maceta, poniéndolas tumbadas.
  4. Ahora, echamos un poco de cobre en polvo por encima para prevenir hongos.
  5. Por último, terminamos de rellenar la maceta con sustrato, y si queremos regamos de nuevo.

Durante la primavera empezarán a germinar las semillas.

Estratificación en la nevera

Si vivimos en una zona donde la temperatura baja de los 0 grados pero el invierno en general es suave, con temperaturas máximas rondando entre los 10-20ºC entonces lo ideal será estratificarlas en la nevera siguiendo estos pasos:

  1. Rellenaremos con vermiculita previamente humedecida un tupperware de plástico transparente con tapa.
  2. Después, echaremos cobre en polvo, como si echásemos sal a una ensalada.
  3. Luego, colocaremos las semillas -sin el ala-, un poco separadas entre sí, y tumbadas.
  4. A continuación, las cubriremos con vermiculita.
  5. Para acabar, cerramos el tupperware y lo introducimos en la nevera, en la sección de los lácteos, verduras, etc. (NO en el congelador).

Las tendremos ahí unos 2-3 meses (si son arces, recomendamos que estén 3 meses, pero si son olmos o fresnos pueden estar ocho semanas). Durante todo ese tiempo, una vez por semana sacaremos el tupperware de la nevera y lo abriremos para que se renueve el aire, y regar si vemos que la vermiculita se está secando.

Cuando llegue la primavera, las sembraremos en macetas individuales para que puedan germinar y crecer con normalidad.

El fresno germina en primavera

Imagen – Wikimedia/Krzysztof Ziarnek, Kenraiz

¿Qué te ha parecido este tema? Esperamos que hayas aprendido mucho sobre las sámaras.


2 comentarios, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   roberto dijo

    excelente Información

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Gracias Roberto por tu comentario 🙂