Árboles rojos en otoño

Hay árboles que se vuelven rojos en otoño

El rojo es un color que a los humanos nos suele atraer mucho; no en vano, es el color de aquello que nos mantiene vivos. También a los pájaros les encanta, como a los colibríes; aunque en un país como España, donde el clima es templado, no se verán estos preciosos animales, originarios de las selvas tropicales americanas. Pero eso no quita que no podamos disfrutar de un jardín espectacular durante el otoño.

De hecho, en las regiones templadas es donde viven los árboles rojos, aquellos cuyas hojas cambian a ese color antes de caer. ¿Quieres saber cuáles son?

¿Qué árboles se ponen rojos en otoño?

Hay muchas especies de árboles caducifolias que, si se dan las condiciones apropiadas, pasan de tener las hojas de alguna tonalidad verdosa a alguna rojiza. Por ejemplo, estos son algunos:

Arce japonés (Acer palmatum)

El arce japonés se puede volver rojo en otoño

Imagen – Wikimedia/Raimundo Pastor

El arce japonés es un árbol o arbusto caducifolio que puede alcanzar una altura de 2 a 15 metros, dependiendo de la variedad o cultivar. Sus hojas son palmatilobuladas, con colores que varían mucho de una variedad a otra, aunque predomina el verde en verano, y el rojo en otoño. De todas formas, aquí tienes una lista de algunos que se vuelven rojos o rojizos durante la temporada otoñal:

  • Acer palmatum ‘Autumn Fire’
  • Acer palmatum ‘Garnet’
  • Acer palmatum ‘Heptalobum Rubrum’
  • Acer palmatum ‘Inazuma’
  • Acer palmatum ‘Osakazuki’
  • Acer palmatum ‘Seyriu’

Para más información, recomendamos adquirir el libro Japanese Maples: The Complete Guide to Selection and Cultivation, de J.D. Vertrees y Peter Gregory. Es la enciclopedia de los arces japoneses. Una joya. Puedes comprarlo pinchando aquí.

Arce real (Acer platanoides ‘Crimson King’)

Acer platanoides Crimson King

Imagen – Wikimedia/Famartin

El arce real ‘Crimson King’ es un árbol caducifolio que alcanza una altura entre los 15 y los 20 metros. Su copa es ancha, de 5-6 metros de diámetro, y frondosa. Las hojas son palmadas, de color carmesí buena parte del año, y más oscuras en otoño. Es, sin duda, una planta que aportará color en el jardín durante todos los meses, excepto en invierno claro, que es cuando se quedará sin follaje.

NOTA: El arce real común (Acer platanoides), también se puede poner rojo en otoño, pero es una tonalidad más anaranjada. Además, su altura es mayor, llegando a los 30 metros.

Arce rojo (Acer rubrum)

El arce rojo es un árbol caducifolio que crece entre los 20 y los 30 metros. Es una planta muy bonita, con un tronco recto que mide sobre los 50 centímetros de grosor, y una copa de unos 3-4 metros de diámetro. Las hojas son verdes en primavera y verano, por lo que es durante el otoño cuando se vuelven rojas. Hay algunos cultivares que son aún más bonitos, como el ‘October Glory’ o el ‘Florida Flame’, este último es apropiado para climas templados-cálidos.

Haya roja (Fagus sylvatica f. purpurea)

Ejemplar de Fagus sylvatica 'Atropurpurea'

El haya roja es un árbol caducifolio que puede alcanzar una altura de hasta 40 metros. Tiene una copa muy ancha, de 6-7 metros, y de sus ramas brotan numerosas hojas simples que son de color púrpura en primavera, más verdosas (sin perder del todo su color original) en verano y de nuevo púrpuras en otoño.

Katsura (Cercidiphyllum japonicum)

El katsura es un árbol que se pone rojo en otoño

Imagen – Wikimedia/Jean-Pol GRANDMONT

El árbol de katsura es una planta caducifolia que, si bien en su hábitat puede llegar a ser un árbol de más de 40 metros de altura, en cultivo lo más habitual es que no supere los 10 metros. Tiene un porte muy elegante, con las ramas creciendo de manera casi horizontal. Sus hojas tienen forma de corazón, y son todo un espectáculo en otoño: pasan a ser amarillas, luego rosas y por último rojas. Una maravilla.

Liquidambar americano (Liquidambar styraciflua)

El liquidámbar americano, o simplemente liquidámbar, es un árbol caducifolio que puede alcanzar una altura de hasta 41 metros, si bien lo más habitual es que no supera los 25 metros. Tiene un tronco recto, que ramifica a poca distancia del suelo. Sus hojas son pentalobuladas y verdes, pero en otoño pasan a ser primero amarillas y luego de color rojo oscuro.

Roble de los pantanos (Quercus palustris)

El roble de los pantanos se vuelve rojo en otoño

Imagen – Wikimedia/Gmihail

El roble de los pantanos es un árbol caducifolio que crece entre los 20 y los 30 metros de altura. Su tronco mide hasta 1 metro de diámetro, y tiene una copa cuyas ramas inferiores crecen hacia abajo, mientras que las medianas lo hacen de manera horizontal y las de más arriba lo hacen en vertical. Sus hojas son de color verde, si bien en otoño se vuelven rojizas.

Roble rojo (Quercus rubra)

Vista del Quercus rubra en otoño

Imagen – Flickr/Andreas Rockstein

El roble rojo, o roble rojo americano, es un árbol caducifolio que alcanza una altura de 35-40 metros, y su tronco llega a medir hasta 1 metro de diámetro. Sus hojas son lobuladas, con las puntas agudas, y de color verde. En otoño pasan a ser anaranjado-rojizas durante un tiempo, y no se caen hasta mediados o finales del invierno.

¿Cómo cuidarlos?

Los árboles que se ponen rojos en otoño, si bien son originarios de países distintos, comparten necesidades básicas. Por eso, si quieres tener alguno de ellos te recomendamos que tengas presente lo siguiente:

El clima ha de ser templado

Son caducifolios que pierden las hojas en otoño-invierno, por eso, necesitan que las cuatro estaciones estén diferenciadas. Además, durante la temporada invernal la temperatura ha de bajar de los 0 grados. Resisten heladas moderadas, hasta los -18ºC de media, de modo que no se tienen que cultivar en climas tropicales ni en interior.

La tierra debe ser fértil

Rica en materia orgánica, pero también ligera. Además, en algunos casos tendrá que ser ácida, como por ejemplo para el arce japonés o el haya, ya que esas plantas no crecerán bien en suelos arcillosos, puesto que les faltará hierro.

Necesitan espacio

Y no poco. Solo aquellos que resisten bien la poda, como el arce japonés, podrán tenerse en jardines pequeños. Pero los Quercus o el Liquidambar se sentirán más a gusto si el terreno es amplio. En cualquier caso, si te gustan los retos, para evitar que surjan problemas a medio o largo plazo te aconsejamos plantarlo como mínimo a unos 5 metros de suelos pavimentados y tuberías, pero mejor si son más.

Requieren riegos frecuentes

Lo ideal sería que lloviera con frecuencia, y se registraran sobre los 1000-2000mm de precipitación anuales. Ahora bien, cuando el clima es seco, estos árboles se tendrán que regar a menudo para que puedan mantenerse con vida, puesto que no sobrevivirían a una sequía.

¿Cuál de estos árboles rojos en otoño te ha gustado más?


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.