¿Cuáles son las características del bosque mediterráneo?

La flora mediterránea es resistente a la sequía

Imagen – Wikimedia/מתניה

El bosque mediterráneo es un paisaje único, en el que cohabitan especies animales y vegetales que han conseguido adaptarse a un medio en el que la sequía y los incendios son de los problemas más graves que se presentan año tras año.

Pasear en él, sentir el canto de los pájaros y el viento moviendo las hojas, es toda una experiencia que no se olvida. Descubre su origen, evolución, así como las plantas que le dan color.

¿Qué es?

El pino es muy común en el bosque mediterráneo

Imagen – Wikimedia/Christian Ferrer

La durisilva, como también se llama, es un bioma de bosques y matorrales que se encuentra en las regiones del mundo que tienen un clima mediterráneo, que son la cuenca del mar que le da el nombre, el chaparral californiano, el matorral chileno, el fynbos sudafricano y el malee al sudoeste y sur de Australia. En todos los casos, se localiza entre los 30º y los 40ºC de altitud, siendo 44º en el Mediterráneo.

Dicho clima se caracteriza por veranos secos y muy cálidos (temperaturas máximas entre los 30 y los 45ºC y mínimas de entre los 20 y los 25ºC a mediados de estación), otoños cálidos, inviernos suaves con heladas esporádicas de hasta los -7ºC, y primaveras agradables con 15-25ºC y lluvias.

¿Cuál es el origen del bosque mediterráneo?

El origen de la región mediterránea, y por ende, de su bosque, se encuentra en los márgenes del Mar de Tetis, un antiguo océano que separaba lo que hoy conocemos como África y Europa pero que los expertos llaman la antigua Laurasia y la antigua Gondwana. Este sufrió muchas modificaciones desde el Cretácico Medio (hace unos 100 millones de años) hasta finales del Mioceno (7 millones de años).

Hace entre 65 y 38 millones de años, el ambiente era cálido y húmedo, por lo que el bosque podía extenderse; sin embargo, a finales del Oligoceno (hace entre los 35 y los 23 millones de años) las temperaturas bajaron y las precipitaciones se redujeron. A partir de entonces, poco a poco se fueron instalando las condiciones que le dan vida actualmente.

¿Cuáles son sus características?

Las plantas del bosque mediterráneo son perennifolias normalmente

¿Cómo el suelo mediterráneo?

El bosque mediterráneo crece sobre una tierra de distintos tonalidades de rojo, conteniendo un alto porcentaje de arcilla y arena. La primera capa, por lo general, es muy pobre en materia orgánica, ya que las altas temperaturas y la falta de lluvias hacen que tenga tendencia a erosionarse; la segunda capa está compuesta por arcillas e iones, que hacen que sea muy compacta; y la última capa está formada por la roca madre, la cual es la que, al descomponerse al entrar en contacto con el agua libera los nutrientes necesarios para las plantas, como el hierro o el calcio.

Así, distinguimos tres tipos de tierra mediterránea:

  • Suelo pardo o rojizo: son aquellos que contienen un porcentaje más alto de hierro.
  • Terra rossa: son los más antiguos, y los que apenas tienen una capa superficial que proteja al resto.
  • Tierra parda meridional: es la que hay en bosques mediterráneos de origen silícico. Es muy vulnerable a la erosión, de modo que hay poca variedad de plantas, que en su mayoría son arbustos de matorral.

¿Cuál es la vegetación típica de la durisilva?

Vista de los Pinus halepensis

Pinus halepensis

Las plantas que lo habitan son llamadas esclerófilas y xerófilas, puesto que han de soportar la aridez estival la cual puede durar fácilmente tres meses, a veces más. Asimismo, suelen ser perennifolias; es decir, que van dejando caer las hojas poco a poco a lo largo de todo el año mientras las van sustituyendo por otras nuevas.

Por esto, lo que más podemos encontrar son:

  • Pinus halepensis (pino carrasco): es una conífera que alcanza los 25 metros de altura, con un tronco más o menos recto (aunque puede retorcerse) y delgado de unos 35-40cm de diámetro.
  • Pinus pinea (pino piñonero): es una conífera que puede crecer entre los 12 y los 50 metros de altura. Se le suele encontrar viviendo con el pino carrasco y, en puntos donde llueve con regularidad, con encinas.
  • Quercus ilex (encina): es un árbol perennifolio que alcanza entre los 16 y los 25 metros de altura, que produce frutos comestibles a finales de verano/otoño.
  • Quercus faginea (quejigo): es un árbol que alcanza los 20 metros de altura, que florece en primavera (abril y mayo en el hemisferio norte). Resiste la sequía, pero lo veremos más por las zonas más húmedas del bosque mediterráneo.
  • Arbutus unedo (madroño): es un arbusto perennifolio de 4 a 7 metros de altura que produce frutos comestibles de color rojo hacia el otoño.
  • Juniperus sabina (sabina): es una conífera que rara vez supera el metro de altura en estado silvestre, y que puede crecer a nivel de suelo si las condiciones así lo exigen (por ejemplo, si ha germinado en terreno rocoso donde sopla el viento con regularidad).
  • Cistus (jara): son arbustos perennifolios de hasta 2-3 metros de altura, muy resistentes al fuego. De hecho, las semillas germinan mejor si el fruto que las protegía ha sobrevivido a un incendio.
  • Rosmarinus officinalis (romero): es un arbusto perennifolio de hasta 2 metros de altura con hojas verdosas y flores pequeñas lilas.
  • Smilax aspera (zarzaparilla): es un arbusto trepador de hasta 2 metros, del que se pueden utilizar las raíces por ser medicinales (se usan para casos de reumatismo y enfermedades de la piel).
  • Pistacea lentiscus (lentisco): es un arbusto perennifolio que crece entre los 2 y 5 metros de altura, que desprende un fuerte olor a resina.

También hay bosques mixtos, en los que árboles como los Ulmus (olmos) y los Populus (chopos) crecen cerca de cursos de agua, como ríos o lagos.

¿Qué papel juegan los incendios?

La verdad es que hoy día es hablar de incendios y ponernos en alerta, puesto que cada año son muchos los que son provocados por personas irresponsables. Pero no podemos olvidar que los no provocados, esto es, los naturales, llevan produciéndose desde que el mundo es mundo. Y las plantas han tenido que adaptarse. Es más, si no fuera por ellos, por ejemplo los bosques de eucalipto de Australia no serían lo que son hoy.

En el Mediterráneo pasa un poco lo mismo. Muchas plantas se ven favorecidas tras un incendio forestal. Te hemos hablado de las jaras, cuyas semillas germinan con más facilidad tras haber sido expuestas a las altas temperaturas, pero no es la única. Los pinos supervivientes pueden crecer con más fuerza, o el romero.

El fuego -insisto, siempre que sea natural- ayuda a que el bosque se rejuvenezca, se fortalezca, y gane terreno.

El cambio climático y la acción del hombre en el bosque mediterráneo

Cambios climáticos ha habido siempre, y el bosque que nos ocupa ha visto cómo se ha ido transformando a lo largo de su evolución. Pero sobretodo en los últimos 5000 años, debido principalmente a la deforestación y al uso del fuego, los bosques mediterráneos, si bien aumentan su superficie (ocupan cerca de 88 millones de hectáreas), están cada vez más amenazados por el desarrollo humano y unos períodos de sequía cada vez más largos.

Actualmente, hay más de 300 especies de plantas y animales mediterráneas en peligro de extinción: solo en España, hay un 26% del total, seguido por Italia (24%), Grecia (21%), Turquía (17%) y Marruecos (15%).

¿Qué podemos hacer para preservarlo?

Voluntarios ayudando en las tareas de reforestación

Voluntarios colaborando en las tareas de reforestación, tras el incendio que hubo en el verano del 2014 en la Sierra de Tramuntana (Mallorca).
Imagen – Ultimahora.es

Nosotros, como individuos, podemos tomar las siguientes medidas:

  • No provocar incendios (obvio, pero es importante recordar que las plantas son los pulmones de la Tierra, y que gracias a ellas podemos vivir).
  • Ayudar en la reforestación.
  • No hacer hogueras durante los meses que recomiende el Gobierno autonómico (por ejemplo en Baleares se prohíbe desde marzo hasta septiembre/octubre).
  • Si eres fumador, llévate un cenicero y apaga los cigarros ahí.
  • No dejar plásticos ni ningún tipo de basura.

A nivel de grupo/asociación/gobierno:

  • Implementar una estrategia forestal que se adapte a las condiciones del bosque regional.
  • Luchar contra los incendios, creando consciencia entre los ciudadanos en centros educativos, publicidad, etc.
  • Estudiar y plantar especies de plantas autóctonas que resistan la sequía.
  • Reforzar las cadenas de valor forestal.

Y con esto termino. Espero que te haya servido todo lo que has aprendido sobre el bosque mediterráneo 🙂 .

¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.