Palmera de salón (Chamaedorea elegans)

Imagen – Wikimedia/Bachelot Pierre JP

Pocas palmeras son tan populares como la Chamaedorea elegans. Conocida como palmera de salón, es la típica que se tiene en maceta dentro de casa, por ejemplo en el salón al lado del sofá. Y es que no solo es bonita, sino también muy económica (un ejemplar de algo menos de un metro de altura cuesta solo unos 4 euros) y fácil de cuidar.

La cuestión es: ¿cuáles son esos cuidados que necesita para que esté bien, sana y sin problemas? Si quieres saberlo, a continuación te resolveré estas y otras dudas sobre su mantenimiento 🙂 .

Origen y características

Imagen – Wikimedia/David J. Stang

Nuestra protagonista es una palmera unicaule* (de un solo tronco) originaria de México, Guatemala y Belice cuyo nombre científico es Chamaedorea elegans, aunque popularmente es más conocida como palmera de salón, pacaya o camadorea. Crece hasta alcanzar una altura máxima de 3 metros, con un tronco de grosor de algo menos de 2cm, anillado y de color verde.

Las hojas son pinnadas, compuestas por unos 20 pares de foliolos (pinnas) de 15-20cm de largo por 2-2,5cm, y tienen una longitud de 2 metros. Las flores se agrupan en inflorescencias muy ramificadas, de hasta 1 metro de largo, y pueden ser femeninas (de un color amarillo que llama mucho la atención) o masculinas. El fruto tiene forma ovalada, y mide 1cm.

*En los viveros y tiendas de jardinería se venden macetas llenas de plantines o plantones jóvenes que han crecido juntos para que se vean más bonitos, pero eso no quita que cada uno de esos ejemplares tiene un solo tronco y que, por lo tanto, son independientes los unos de los otros.

¿Cómo cuidar la Chamaedorea elegans?

Si quieres tener un ejemplar, te recomendamos cuidarlo de la siguiente manera:

Ubicación

Es una planta que puede cultivarse tanto en el exterior (en climas suaves) como en interior, de modo que:

  • Interior: ha de estar en una habitación luminosa, lejos de las corrientes de aire y de las zonas de paso. No poner junto a la ventana para evitar el efecto lupa.
  • Exterior: en semisombra, debajo de las ramas de árboles o de otras palmeras que sean grandes. Nunca colocar al sol pues se quema rápido.

Tierra

Dependerá de dónde se plante:

  • Maceta: por experiencia, le va bien simplemente con sustrato de cultivo universal (puedes conseguirlo aquí) mezclado con un 30% de perlita (como esta que venden aquí), de manera que no es necesario complicarse con otro tipo de sustratos.
  • Jardín: crece en suelos fértiles, con buena capacidad de filtración de agua. Si el tuyo no es así, como la palmera es más bien pequeña haz un agujero de uno 50cm x 50cm (mejor 1m x 1m), cubre los lados y la base con malla de sombreo (como esta) y rellénalo con el sustrato mencionado antes.

Riego

Imagen – Wikimedia/JMK

El riego de la palmera de salón tiene que ser moderado. Durante el verano hay que regar muy seguido, unas 3 a 5 veces por semana, mientras que el resto del año con 1 o 2 riegos a la semana puede tener más que suficiente. Y repito: puede.

Y es que si se cultiva en el exterior en zonas donde llueve poco, los riegos tendrán que ser seguidos. Por el contrario, si se tiene dentro de casa, como la tierra tarda mucho más en secarse, la frecuencia será menor.

Por eso, es importante ir comprobando la humedad de la tierra, ya sea con un medidor digital o introduciendo un palo delgado de madera (si al sacarlo sale con mucha tierra adherida, no riegues).

Pulverizar ¿sí o no?

Es costumbre pulverizar/rociar con agua las hojas de las plantas que se tienen en interior, pero eso más que beneficiarles les perjudica. ¿Por qué? Porque las plantas no pueden absorber el agua directamente de las hojas; de hecho, cuando llueve, los poros que hay en la superficie del limbo de cada hoja se cierran, evitando así que mueran ahogadas. Y lo mismo hacen cuando se pulverizan.

El problema es que si permanecen cerrados demasiado tiempo, tendrán problemas muy serios, pues su capacidad respiratoria se ve muy reducida al poder respirar únicamente por los poros que tienen en el tronco y las raíces. Así que, no pulvericemos las hojas; lo agradecerán 😉 .

Si vives en una zona con un ambiente seco, compra mejor un humidificador o colócale a tu palmera varios vasos u otros recipientes con agua.

Pero ojo, no te olvides de quitarle el polvo, con un pincel por ejemplo. De esta manera, se verá preciosa.

Abonado

Guano en polvo.

Desde comienzos de primavera hasta finales de verano se ha de abonar con un abono específico para palmeras (como este) siguiendo las indicaciones indicadas en el envase. Es muy recomendable abonar también con abonos orgánicos, como el guano (aquí lo tienes en polvo, y por aquí líquido), pero no los mezcles: usa un mes uno y al mes siguiente el otro.

Multiplicación

Se multiplica por semillas en primavera-verano. Veamos cómo proceder:

  1. Lo primero que has de hacer es rellenar una maceta con sustrato de cultivo universal mezclado con un 30% de perlita.
  2. Luego, riega a consciencia.
  3. A continuación, coloca las semillas lo más separadas posible sobre la superficie, y cúbrelas con una fina capa de sustrato.
  4. Después, pulveriza un poco la tierra más superficial.
  5. Por último, coloca la maceta en el exterior, en semisombra, o dentro de casa cerca de una fuente de calor.

Así germinarán en unas 3 semanas a una temperatura de 20-25ºC.

Época de plantación o trasplante

En primavera. Si se tiene en maceta, trasplantar cada dos años a una mayor.

Plagas

En ambientes secos y calurosos son frecuentes los pulgones, las arañas rojas y las cochinillas. Las tres se alimentan de la savia de la planta, causando amarilleamiento de las hojas. Se tratan con jabón potásico o tierra de diatomeas. Puedes conseguir el primero aquí y la segunda por aquí.

Si se cultiva en exterior, no está de más prevenirla de la Paysandisia archon y del picudo rojo; especialmente de la primera (el picudo no suele afectar a palmeras de tronco tan delgado). En los enlaces tienes información sobre estas plagas y los tratamientos que hay actualmente para luchar contra ellas.

Enfermedades

Imagen – Wikimedia/David J. Stang

Vulnerable a la infección por hongos Phytopthora (causa podredumbre del cuello) y Helmintosporium (de las hojas). Se trata con fungicida, y regando menos.

Problemas

  • Hojas con puntas secas: puede ser porque el ambiente es seco, o porque está expuesta a las corrientes de aire (o por ambas cosas).
  • Hojas amarillas: ha pasado sed.
  • Hojas inferiores de color marrón: depende. Si el resto de la planta está bien, puede ser simplemente que esas hojas hayan llegado al final de su vida; y si no, es porque está sufriendo por exceso de agua.

Poda de la Chamaedorea elegans

No es necesaria. Tan solo hay que cortar las hojas secas, enfermas o débiles que vayas viendo, así como las inflorescencias.

Rusticidad

Por experiencia te puedo decir que si está resguardada soporta bien hasta los -2ºC, siempre que sean heladas puntuales y de corta duración.

¿Dónde comprar Chamaedorea elegans?

Esta palmera la venden en cualquier tienda de jardinería, pero si no la consigues, aquí tienes:

Espero que te haya gustado todo lo que has leído sobre la palmera de salón 🙂 .

¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Categorías

Palmeras

Investigadora de las plantas y de su mundo, actualmente soy coordinadora de este querido blog, en el cual llevo colaborando varios años. Me encanta trabajar con la tierra y observar el comportamiento de cada uno de los seres vegetales, pues todos tienen características que los hacen únicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.