Gimnospermas

Las coníferas son plantas gimnospermas

Las plantas gimnospermas son las primeras en aparecer. Aunque no hay tanta variedad como sí la hay de angiospermas, nuestras protagonistas pertenecen al grupo de las que han conseguido conquistar lugares donde ninguna planta con flor ha logrado sobrevivir. De hecho, la taiga, que es un bosque de coníferas que se encuentra en Europa, tiene una superficie de aproximadamente 16.800.099 kilómetros cuadrados.

Allí, los veranos son muy cortos y los inviernos fríos y largos. Cada año el paisaje se cubre de nieve, y la flora hace todo lo posible por salir adelante, hasta el punto de que detienen su crecimiento hasta que regresa el buen tiempo. Pero eso es lo que son las gimnospermas: unas verdaderas supervivientes. Conoce su historia.

¿Cuándo aparecen las plantas gimnospermas?

Las gimnospermas son plantas primitivas

Las gimnospermas son plantas prehistóricas, que empezaron su evolución hace aproximadamente 300 millones de años, durante la Era Mesozoica. Lo más interesante es que durante unos 50 millones de años fueron las únicas que había en la Tierra, ya que las angiospermas, es decir, las plantas con flores, aparecieron hace unos 250 millones de años. Así que podemos dar por sentado que los dinosaurios herbívoros pudieron degustar aquellas especies primitivas.

Durante el período pérmico, hace unos 300 millones de años, en el planeta hubo una serie de cambios climáticos que provocaron que el clima fuese más seco y árido. Con ello, la glaciación que había empezado durante finales del Carbonífero terminó, con lo cual muchas especies se extinguieron al no poder adaptarse a las nuevas condiciones de vida. Pero todo esto, aunque supuso el fin de muchas plantas, fue el inicio de muchas de las gimnospermas que conocemos hoy en día.

¿Qué son las gimnospermas?

La principal característica de este tipo de plantas son sus semillas: estas quedan desprotegidas, siempre, desde el primer momento en el que el óvulo de la flor se fertiliza hasta que la semilla termina de madurar. Además, el tiempo de maduración puede ser muy largo, de hasta tres años en algunos casos.

Esto hace que haya tan poca variedad en comparación la que hay de angiospermas; de hecho, se estima que hay 15 familias botánicas, en las que se incluyen unos 80 géneros y un total de 820 especies (de angiospermas hay unas 257 mil especies). Es decir, son pocas, pero lo cierto es que han conseguido habitar casi todas las regiones del mundo.

Clasificación de las gimnospermas

Se distinguen cuatro tipos que han conseguido llegar hasta nuestros días, y son:

  • Cycadidae: o cícadas. Se cree que su origen se remonta al Carbonífero, y son plantas parecidas -no iguales- a las palmeras, con un tronco que tiende a ramificar y con hojas pinnadas verdes y coriáceas. Como ejemplos tenemos a las Cycas revoluta o al Dioon edule.
  • Ginkgoidae: en la actualidad solo existe el Ginkgo biloba, que es un árbol caducifolio emparentado genéticamente con las cícadas (más información) originario del Pérmico.
  • Gnetidae: son gimnospermas un tanto curiosas, porque al igual que las coníferas no protegen a sus semillas, pero sí que tienen estructuras parecidas a las flores de las angiospermas. Su máximo representante es la Welwitschia mirabilis.
  • Pinidae: o como también se les conoce: coníferas. Ellas son árboles o arbustos que llevan evolucionando desde el Carbonífero Inferior, y que podemos encontrar tanto en las selvas tropicales como en los bosques boreales. En este grupo tenemos a los Pinus, Abies, Cupressus, y Taxus, entre otros.

Ejemplos de gimnospermas

Si bien te hemos mencionado ya unas cuantas, vamos a conocer algunas de las especies y sus características:

Araucaria auracana

La Araucaria auracana es una conífera

Imagen – Wikimedia/MdE

La araucaria o pewén es una conífera perennifolia endémica de Pehuén, en Chile. Crece hasta los 50 metros de altura, y desarrolla un tronco recto de hasta 3 metros de diámetro. Ramifica a varios metros del suelo, desarrollando ramas con hojas aciculares de hasta 4 centímetros de largo. Soporta hasta los -18ºC.

Cycas revoluta

La Cycas revoluta es una especie de arbusto falso

Imagen – Flickr/brewbooks

Conocida como cica o falsa palmera, es un arbusto perennifolio originario del sur de Japón. Tiene un tronco de unos 20 centímetros de grosor y hasta 7 metros de altura, coronado por hojas pinnadas de aproximadamente 150 centímetros de largo. Produce inflorescencias femeninas y masculinas en distintos ejemplares, siendo las primeras más grandes. Soporta hasta los -7ºC.

Ginkgo biloba

Ginkgo biloba en un jardín

El ginkgo, conocido también como el árbol de los cuarenta escudos, es un árbol caducifolio que lleva existiendo desde hace 250 millones de años. Se cree que es originario de lo que es hoy China, y es una planta que llega a medir 35 metros. El tronco es recto, y desarrolla una copa piramidal compuesta por hojas en forma de abanico de color verde, aunque se vuelven amarillas en otoño antes de caer. Produce flores femeninas y masculinas en distintos ejemplares, y el fruto es parecido a una drupa, de unos 2-3 centímetros. Resiste hasta los -18ºC.

Pinus pinea

El Pinus pinea es un árbol

Imagen – Wikimedia/GPodkolzin

El pino piñonero es una conífera perennifolia originaria de la región mediterránea. Crece hasta medir 50 metros de altura en ciertas ocasiones, pero lo normal es que no supere los 20 metros. Su tronco tiende a inclinarse o retorcerse un poco con el paso de los años. La copa es redonda y está formada por hojas aciculares de hasta 20 centímetros de largo. Produce conos con piñones comestibles. Resiste hasta los -12ºC.

Welwitschia mirabilis

La welwitschia es una planta gimnosperma

Imagen – Wikimedia/Hans Hillewaert

La Welwitschia es una planta endémica del desierto del Namib, en África. Es de lo más curiosa porque tiene solo dos hojas que pueden llegar a medir aproximadamente 1 metro de largo. Cuando llega a la madurez, produce flores femeninas o masculinas en ejemplares distintos. No soporta el frío ni las heladas.

Esperamos que te haya gustado todo lo que te hemos contado sobre las gimnospermas.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.