¿Qué es y cuál es la flora de la laurisilva?

Imagen – Wikimedia/Fährtenleser

¿Has oído hablar de la laurisilva? En el planeta en el que vivimos encontramos distintos ecosistemas, cada uno con sus propias condiciones de vida, y en las regiones de clima templado cálido y húmedo habitan plantas muy particulares. Muchas de ellas son cultivadas en los jardines, pues no solo tienen un gran valor ornamental, sino que también se adaptan bien a distintos ambientes.

Así que si te apetece saber cuáles son las características de los bosques laurifolios, dónde se encuentran, qué flora habita en ellos, y mucho, mucho más, no te pierdas este post.

¿Cuál es el origen de la laurisilva?

Hace unos 66 millones de años, gran parte de los trópicos de la Tierra estaba habitada por la laurisilva. Por aquella época lo que conocemos hoy como cuenca del Mediterráneo, Eurasia y noroeste de África disfrutaban de un clima mucho más cálido que el que hay hoy, y la flora que había se cree que era muy similar a la de los actuales bosques de la macaronesia.

Cuando se produjeron las glaciaciones, a finales de dicho periodo y parte del Cuaternario, los casquetes polares se extendieron, por lo que las temperaturas bajaron en todo el planeta, desplazando así a la flora del centro y sur de Europa hacia regiones más hacia el sur, hacia la costa noroccidental de África y los archipiélagos macaronésicos.

Al terminar la era glacial, los desiertos de la África septentrional comenzaron a extenderse, de manera que la flora que había en esas zonas fue sustituida poco a poco por otra que resistía mejor la sequía. Así las plantas mediterráneas empezaron su evolución.

Pero la flora terciaria de la macaronesia quiso recuperar su territorio perdido, aunque no lo tuvo fácil: el clima es más cálido y seco que durante la Era Terciaria, por lo que no tuvo más remedio que adaptarse. Actualmente, estos cambios han permitido que evolucionasen especies únicas, que habitan solo en unas zonas muy concretas.

Características

La laurisilva, también llamada selva templada o bosque laurifolio, es un tipo de bosque nuboso con clima subtropical; es decir, son lugares con un grado alto de humedad, cálidos, y con heladas muy suaves o ausentes. Las cuatro estaciones están definidas, aunque la variación anual de la temperatura es moderada. Y si hablamos de las precipitaciones, son abundantes y están bien repartidas, algo que hace que no haya una temporada seca propiamente dicha.

Estas condiciones se dan en las siguientes regiones:

  • islas situadas entre los 25 y 40º de latitud Sur: como en el archipiélago canario, Madeira, islas Salvajes, Azores y Cabo Verde.
  • costas occidentales de poniente entre los 40º y los 55º de latitud: costas de Chile, desde Valdivia hasta el sur del continente.
  • Margen oriental de los continentes entre los 25º y los 35º de latitud: sureste de Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay.

¿Cómo es la laurisilva canaria?

La Palma
Imagen – Flickr/MPF

Se trata de un tipo de bosque subtropical que se encuentra en algunas de las islas Canarias. Se caracteriza por tener suelos profundos, precipitaciones de entre los 500 y los 100mm, y una temperatura media de entre los 15 y los 19ºC.

Su origen lo hallaremos en el período terciario, hace más de 20 millones de años. Por aquella época se extendía por gran parte de la cuenca del Mediterráneo, pero las glaciaciones del final del período y durante el Cuaternario fueron desplazándola hacia zonas más cálidas, como el norte de África y la Macaronesia. Cuando las temperaturas se empezaron a recuperar, se extendió en los desiertos de la África septentrional.

Hasta el día de hoy, es uno de los bosques que menos transformaciones evolutivas ha sufrido, de modo que la laurisilva canaria es una de las joyas naturales de Europa. De hecho, como tal lo ha reconocido la UNESCO: el Parque Nacional de Garajonay se declaró Patrimonio Nacional en 1981 y Patrimonio de la Humanidad en 1986; el Canal y Los Tilos de la Palma, se declaró Reserva de la Biosfera en 1983; y el Parque rural de Anaga, en Tenerife, es una Reserva de la Biosfera.

Curiosidades de la laurisilva de Tenerife

La que posee Tenerife es una maravilla. Visitar los bosques de los macizos de Anaga y de Teno, Aguagarcía y Tigaiga, es como viajar al pasado, concretamente al Terciario. No han cambiado prácticamente nada desde que se originaron, por lo que no es difícil hacerse una idea de cómo debió de ser la laurisilva cuando estaba en su mejor momento.

Plantas como el viñátigo, el naranjo salvaje, brezos o sauces, entre otros, crecen en las montañas de la isla convirtiéndolas en unos paisajes espectaculares.

¿Cuál es la flora del bosque de laurisilva?

Madeira.
Imagen – Wikimedia/Luismiguelrodrigues

Si bien laurisilva significa bosque de laurel en latín, la realidad es que las plantas que podemos encontrar en estos lugares no son solo laureles; sí que puede haber, pero más que estos arbustos/árboles lo que hay es flora tipo lauroide. Esto significa que se asemejan a los Laurus, concretamente a sus hojas.

Y es que, cuando eres una planta si quieres sobrevivir debes evitar el exceso de humedad, que es justo lo que hacen los Laurus: si alguna vez te has fijado, habrás notado que sus hojas son coriáceas, y además de eso están cubiertas por una capa de cera, la cual consigue que se mantengan secas a pesar de la humedad ambiental. Además, tienen un mucrón apical que favorece el goteo, de modo que lo tienen muy fácil mantenerse con buena salud en esas condiciones.

Las plantas de tipo lauroide tienen estrategias muy interesantes para sobrevivir. Y no solo la que te acabo de contar, sino también otras, como:

  • Crecimiento lianoide: son muchas las que crecen apoyándose y/o enredándose en troncos y ramas para poder captar la mayor cantidad posible de luz solar.
  • Epifitismo: algunas lo que hacen es germinar y crecer sobre ramas de árboles o de plantas grandes.

Así pues, dependiendo de la zona, y sobretodo del hemisferio, los bosques laurifolios estarán habitados por:

Hemisferio norte

Imagen – Wikimedia/GerritR

Las más comunes son:

  • Persea: es un género de árboles perennifolios originarios del Neotrópico, sudeste de EE.UU, este y sudeste asiático, e islas de la Macaronesia. Pueden alcanzar alturas de entre los 15 y los 30 metros, y producen frutos que suelen ser comestibles. La especie más conocida es la Persea americana (aguacate o palta).
  • Prunus: es un género de árboles y arbustos caducifolios o perennifolios que alzan una altura de entre los 4 y los 12 metros. Muchas especies producen frutos comestibles, como el Prunus armeniaca (albaricoque), Prunus dulcis (almendro) o Prunus persica (melocotonero). Ver ficha.
  • Maytenus: es un género de árboles pequeños o arbustos originario sobretodo de América, aunque también en sur de Asia, África, noroeste de las Islas Canarias, y noreste de Etiopía. Alcanzan alturas comprendidas entre los 5 y los 7 metros.
  • Ocotea: es un género de árboles y arbustos perennifolios originarios del Centro y Sudamérica, Indias Occidentales, y África incluyendo Madagascar. Alcanzan alturas comprendidas entre los 4 y los 15 metros.
  • Ilex: es un género de arbustos o árboles perennifolios originarios de las regiones templadas del hemisferio norte. La especie más conocida es el Ilex aquifolium (acebo).
  • Quercus: es un género de árboles perennifolios o caducifolios originarios de Europa, Asia occidental, Norte y Sudamérica que suelen alcanzar alturas de hasta los 20 metros.
  • Laurus: es el género de un arbusto o arbolito perennifolio originario de la región mediterránea. Puede alcanzar una altura de 5 a 10 metros.
  • Helechos: son una serie de plantas originarias de las regiones templadas cálidas y húmedas del mundo, que pueden crecer como plantas bajas (la mayoría) o como arbustos (Dicksonia, Blechnum, etc.).

Hemisferio sur

Además de las que veremos en el hemisferio norte, también crecen coníferas muy peculiares, como:

  • Araucaria: es el género de una serie de coníferas originarias de América del Sur, isla Norfolk, Australia oriental y Nueva Guinea. Pueden alcanzar alturas de 20 metros o más. Ver ficha.
  • Nothofagus: es el género de una serie de árboles conocidos como hayas del sur originarios de Australia, Nueva Zelanda, Chile, Argentina, Nueva Guinea y Nueva Caledonia. Ver ficha.

¿Cuál es su situación actual?

La laurisilva está siendo muy dañada por el ser humano. Aunque las especies que crecen en ella son por lo general resistentes y vigorosas, la presión que soporta es muy grande. La deforestación, ya sea para aprovechar la madera o para cultivar otras especies ”de más utilidad”, está acabando con los bosques de todo el mundo, poniendo en peligro a una gran cantidad de especies tanto vegetales como animales.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print
¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Categorías

Jardinería

Investigadora de las plantas y de su mundo, actualmente soy coordinadora de este querido blog, en el cual llevo colaborando varios años. Me encanta trabajar con la tierra y observar el comportamiento de cada uno de los seres vegetales, pues todos tienen características que los hacen únicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.